Colgate, Palmolive, Johnson&Johnson y Pepsico deforestan Indonesia

Greenpeace publica un ranking de 14 multinacionales que demandan aceite de palma y advierte que todavía queda mucho camino para romper el vínculo entre ese producto y la deforestación. Indonesia ha perdido una superficie de selva del tamaño de Alemania, una amenaza para los animales en peligro de extinción, como los orangutanes.

La expansión de las plantaciones de palma aceitera para suplir la demanda internacional de aceite de palma sigue siendo una de las principales causas de la destrucción de la selva de Indonesia. Dos años después de que las grandes corporaciones consumidoras de aceite de palma hicieran público su compromiso en la lucha contra la deforestación, Greenpeace ha evaluado el grado de cumplimiento de estos compromisos por parte de las 14 mayores multinacionales del mundo.

Las conclusiones de esta evaluación muestran que sólo unas pocas empresas están dando pasos significativos para garantizar que no hay deforestación en su cadena de suministro de aceite de palma y la mayoría se están moviendo de manera muy lenta. Si bien no son muchas las diferencias, ninguna de las empresas puede todavía garantizar que el suministro de aceite de palma no está vinculado a la deforestación. La peor valoración la reciben Colgate-Palmolive, Johnson & Johnson y PepsiCo, que han demostrado un grado de cumplimiento muy pobre, y que no pueden cumplir las promesas que hicieron a sus clientes y a los consumidores.

El aceite de palma es un aceite muy utilizado en gran cantidad de productos de consumo de uso diario.

“El aceite de palma forma parte de gran cantidad de productos de uso cotidiano, por lo que estas grandes marcas tienen la responsabilidad de asegurar a los consumidores que no están colaborando con la deforestación. El aceite de palma se puede cultivar de manera responsable sin destruir los bosques y sin perjudicar a las comunidades locales o destruir las poblaciones de orangutanes y otros animales1, ha declarado el responsable de la Campaña de Bosques de Greenpeace España, Miguel Ángel Soto.

Indonesia ha perdido 31 millones de hectáreas de selva tropical desde 1990, una superficie del tamaño de Alemania

La industria del aceite de palma es la principal causa de la deforestación en Indonesia2, que a su vez es una amenaza importante para los animales en peligro de extinción que viven allí, como los orangutanes.

“La gente debería ser capaz de limpiarse los dientes o tomar unos nachos sin necesidad de colaborar con la extinción de los orangutanes. En este sentido, las empresas PepsiCo, Colgate-Palmolive y Johnson & Johnson están decepcionando a los consumidores. Deben esforzarse más para limpiar su cadena de suministro de aceite de palma y garantizar que sólo compran a proveedores que están protegiendo los bosques tropicales ” ha añadido Soto.

La deforestación para la expansión de plantaciones de aceite de palma fue una de las causas que provocaron la crisis de incendios forestales que asoló Indonesia el año pasado. La estimación del coste económico de este desastre es de 16 millones de dólares y la extensa nube de humo afectó a millones de personas, no solo de Indonesia, sino también de la vecina Malasia y Singapur. Los datos del gobierno de Indonesia hablan de más de 500.000 personas que sufrieron enfermedades respiratorias agudas como resultado del humo. Los incendios fueron también una fuente importante de emisiones de gases de efecto invernadero: en muchos días durante octubre y noviembre, las emisiones procedentes de los incendios forestales superaron el promedio diario de las emisiones procedentes de la economía de Estados Unidos.

Para evitar que una nueva crisis de incendios se produzca este año 2016, Greenpeace ha pedido a las compañías consumidoras de aceite de palma que tomen medidas inmediatas para proteger los bosques.

El resultado del ranking de Greenpeace a las 14 mayores empresas revela que ninguna de las empresas evaluadas es capaz de asegurar con certeza que no hay deforestación en su cadena de suministro de aceite de palma. La mayoría de las empresas no pueden ni siquiera decir qué parte de su aceite de palma proviene de proveedores que cumplan con sus propias normas de suministro. Además:

– Sólo una de las 14 empresas está en condiciones de conocer el origen (donde se cultiva) del 100% de su aceite de palma.

– La mayoría de las empresas todavía están pendientes de una verificación independiente que demuestre que su aceite de palma es producido por empresas que operan en el cumplimiento de sus propias políticas de no deforestación.

– Ninguna empresa ha publicado una lista completa de sus proveedores de aceite de palma, aunque algunas han hecho público el nombre de sus principales proveedores.

– Ninguna empresa ha publicado una lista de proveedores a los que han dejado de comprar aceite de palma a causa del incumplimiento de sus políticas de no deforestación.

Notas:

1 Para ver ejemplos de productores de aceite de palma libres de deforestación y de violaciones de derechos humanos cuya actividad ha sido verificada por una tercera parte independiente se puede consultar el Grupo de Innovación de Aceite de Palma (http://poig.org/)

2 Indonesia’s fire crisis is a test of corporate commitment to forest protection: http://www.greenpeace.org/international/en/publications/Campaign-reports/Forests-Reports/Under-Fire/

Fuente: Eco Portal

El ciclo de vida de las plantas en un corto de animación

 Botanical animation "Story of Flowers" Azuma Makoto, Katie Scott

Buscó una solución. Azuma Makoto es conocido por sus sorprendentes arreglos florales, donde la creatividad llega tan lejos como utilizar la estratosfera de telón de fondo… o el agua, el hielo. En fin, que no sorprende que supiera encontrar la manera de explicar a su hija cómo funcionan las plantas en la naturaleza. Y la encontró, claro, lo hizo dirigiendo un corto de animación que, sencillamente, emociona.

Cómo enraízan las plantas, brotan y florecen. Cómo funciona la polinización de aves e insectos. De qué forma sobreviven a lluvias, viento y tormentas. Cómo es su renacimiento y su decadencia. Cuenta todo lo que concierne al ciclo de vida continuo e interminable de las plantas, y lo hace a través de una animación botánica, donde no hay palabras, ni falta que hace, porque durante tres minutos y medio es capaz de explicar “en todos los idiomas” la “Historia de las Flores” (Story of Flowers), que es el título del corto que ha dirigido. Una joya de corto que casi hace saltar las lágrimas de tanta belleza.

Las ilustraciones de este corto son, inconfundiblemente, obra de Katie Scott (ver Botanicum. Viaje a través de la botánica con ilustraciones de Katie Scott) y la animación corrió a cargo de James Paulley. Ambos han ilustrado y animado otros libros infantiles sobre ciencia y la naturaleza, y en esta ocasión tampoco les ha faltado talento.

No es necesario que tengamos una hija o un hijo de 5 años. Puede ser menor, o mayor… mucho mayor. No hay edad que impida deleitarse viendo esas imágenes y, quién sabe, tal vez haya algún detalle que nos sorprenda.  Hoy todos tenemos cinco años y vamos a disfrutar de las plantas y su largo recorrido en tan solo unos minutos. A continuación, ese corto de animación que nos hará más sabios y más felices.

http://www.elblogdelatabla.com/2017/06/story-of-flowers-azuma-makoto-ciclo-vida-plantas.html?m=1

Coca Cola, Pepsi, Danone y Nestlé, las empresas que más contaminan al planeta

Coca Cola Pepsi Danone y Nestle las empresas que mas contaminan al planeta large

Los diez grandes gigantes de la industria alimentaria emiten juntos una cantidad de gases de efecto invernadero mayor que la mayoría de países del mundo, según denunció la organización Oxfam en un informe en el que pide a estas empresas un mayor compromiso para reducir su impacto ambiental.

La organización asegura que las emisiones combinadas de Associated British Foods, Coca-Cola, Danone, General Mills, Kellogg, Mars, Mondelez International, Nestlé, PespiCo y Unilever totalizan 263,7 millones anuales de toneladas de gases causantes del efecto invernadero, cifra equivalente a las del vigésimo quinto Estado más contaminante del mundo y superan a las de Finlandia, Suecia, Dinamarca y Noruega juntos.

Negligencia ante las emisiones agrícolas

Juntas, las “10 Grandes” emiten 263,7 millones de toneladas de gases de efecto invernadero; más que Finlandia, Suecia, Dinamarca y Noruega juntos. Las emisiones derivadas de sus actividades ascienden a 29,8 millones de toneladas. Del total de las emisiones, aproximadamente la mitad proceden de la producción de materiales agrícolas en sus cadenas de suministro. No obstante, los objetivos de reducción fijados por las empresas no incluyen estas emisiones. Así, Oxfam considera que las empresas están siendo especialmente negligentes en relación a las emisiones agrícolas.

El cambio climático contribuye a alterar los patrones meteorológicos, así como al incremento de las tormentas, las inundaciones y las sequías. Esto afecta negativamente a las reservas de alimentos, provocando un aumento de sus precios y generando más hambre y pobreza. Especialistas en la materia predicen que para el año 2050, 50 millones de personas más padecerán hambre a causa del cambio climático.

El cambio climático y su relación con el aumento del precio de los alimentos

Algunas de las “10 Grandes” ya han admitido que el cambio climático les está perjudicando económicamente. Unilever ha señalado que pierde 415 millones de dólares anualmente, mientras General Mills ha afirmado que, sólo durante el primer trimestre de este año fiscal 2014, ha perdido 62 días de producción debido al empeoramiento de las condiciones climáticas extremas como consecuencia del cambio climático. Oxfam prevé que el precio de algunos de los principales productos de estas empresas, como Corn Flakes de Kellogg’s o Kix de General Mills, podrían dispararse hasta un 44% en los próximos 15 años debido a este fenómeno.

Oxfam señala que el sistema alimentario es responsable del 25% de las emisiones de gases de efecto invernadero globales y que éstas aumentan a medida que la demanda de alimentos incrementa. Especialistas apuntan a que si el mundo pretende evitar superar el umbral de calentamiento “de seguridad” de 2ºC, para el año 2050 las emisiones derivadas de las actividades agrícola y forestal deben reducirse a 0 y, de hecho, convertirse en un “sumidero de carbono” para así eliminar los gases de efecto invernadero de la atmósfera. Sin embargo, la tendencia general es la contraria.

“Muchos de los gigantes del sector de la alimentación y las bebidas simplemente cruzan los dedos esperando que el cambio climático no afecte al sistema alimentario y a que otros lo arreglen. Las ’10 Grandes’ generan más de mil millones de dólares cada día y tienen un gran poder para influenciar las cadenas agroalimentarias  globales. La industria debe hacer mucho más para conseguir erradicar el hambre en el mundo a la vez que transforman sus métodos de producción”, subraya la directora ejecutiva de Oxfam, Winnie Byanyima.

Unilever, Coca-Cola y Nestlé son relativamente más asertivas en sus políticas y medidas para luchar contra el cambio climático, aunque aún tienen mucho que mejorar.

Oxfam señala a Kellogg’s y General Mills como las dos peores empresas en materia de cambio climático y emplaza a que lideren al sector hacia unas políticas y prácticas más responsables. Oxfam sugiere que podrían hacer públicos los datos acerca de sus emisiones agrícolas y los nombres de sus proveedores más contaminantes, establecer objetivos de reducción de emisiones para sus cadenas de suministro y hacer un llamamiento a empresas y Gobiernos a hacer frente a la crisis climática.

La investigación de Oxfam concluye que:

– Todas las “10 Grandes” reconocen la necesidad de reducir las emisiones agrícolas indirectas en sus cadenas de suministro y siete de ellas miden y publican sus emisiones anualmente a través del proyecto Carbon Disclosure Project (excepto Kellogg’s, General Mills y Associated British Foods);

– Sólo Unilever y Coca-Cola han fijado objetivos de reducción de emisiones para sus cadenas de suministro, pero ninguna de las diez se ha comprometido claramente a reducir sus emisiones agrícolas conforme a objetivos específicos.

– Ninguna de las “10 Grandes” obliga a sus proveedores a establecer objetivos de reducción de emisiones.

– Las diez principales empresas de alimentación y bebidas han establecido objetivos para reducir las emisiones derivadas de sus actividades, pero a menudo estos objetivos carecen de base científica y no reflejan la contribución real de estas empresas al problema.

– Varias de estas diez empresas se han comprometido a acabar con la deforestación en sus cadenas de suministro de aceite de palma en un plazo de tiempo muy ambicioso, pero sólo Mars y Nestlé han ampliado estas medidas a otras materias primas que también provocan deforestación y el cambio del uso del suelo.

– Una empresa indonesia que vende aceite de palma a Cargill, proveedor de Kellogg’s, General Mills y otros gigantes de la industria agroalimentaria, está presuntamente involucrada en una quema de terrenos forestales para producir aceite de palma que originó un importante incendio que, por sí sólo, provocó la emisión de tantos gases de efecto invernadero como los que emiten 10,3 millones de coches en un año.

– A excepción de Unilever, Coca-Cola y Mars, los gigantes de la industria de alimentación y bebidas no están tomando medidas suficientes para urgir públicamente a Gobiernos y empresas que hagan más para luchar contra el cambio climático como, por ejemplo, oponerse a posturas perjudiciales o incorrectas que las asociaciones que les representan asumen.

“La industria agroalimentaria tiene el imperativo moral y la responsabilidad empresarial de incrementar de manera significativa sus esfuerzos para luchar contra el cambio climático”, afirma Byanyima. “Las ’10 Grandes’ no están utilizando todo su poder de forma responsable y sufrirán las consecuencias. Kellogg’s y General Mills, en especial, no están asumiendo sus responsabilidades. Estas empresas debería liderar la lucha para evitar que, como consecuencia del cambio climático, más personas sean víctimas del hambre. Es hora de que dejen de estar de brazos cruzados.

Información complementaria

PepsiCo Reino Unido se ha comprometido a reducir las emisiones procedentes de sus cadenas de suministro agrícolas en un 50% en cinco años. Si las “10 Grandes” replicasen esta medida, para el año 2020 emitirían, aproximadamente, 80 millones de toneladas menos de las que emitirán si no modifican sus políticas.

Información: EFE y Oxfam
Fuente: Ecoportal.net

Yo nunca como pan comercial ¿Sabes por qué?

pan comercial pa comercial

Desde siempre ha sido para mí un placer recorrer los pasillos de los supermercados viendo los distintos tipos y formatos de pan en exposición.

Mi atención se centraba en panes de grano entero sin aditivos, conservantes, acondicionadores de masa y otros ingredientes ajenos al pan, sustancias químicas que por sus características lo vuelven poco recomendable para la salud. Sin duda sabía que estas sustancias añadidas para mejorar las características físicas y organolépticas, tanto en la producción como en la cocción comercial, eran insalubres cuando no directamente tóxicas. De forma que un alimento rico y saludable se convierte por la acción de la química industrial en un producto prescindible en nuestra dieta, y que si no es por una necesidad extrema, nunca debemos comprar. Te voy dar razones del por qué.

Los ingredientes del pan son harina, agua, sal y levadura. Estos cuatro ingredientes son la base de la panadería, pero incluso la levadura es innecesaria si se usa como fermento la masa madre. Cuando miramos el etiquetado de un pan de producción industrial es razonable preguntarse qué ingredientes de los que contiene son necesarios, y por consiguiente, qué hacen y para qué sirven todos esos otros ingredientes que se encuentran en el pan. ¿Para qué sirven, por ejemplo, el propionato de calcio, la amilasa, el dióxido de cloro y el clorhidrato de L-cisteína que encontramos en el pan industrial?

De todos es conocido que el pan siempre se ha hecho usando como levadura la masa madre. El uso de este fermento natural condicionaba la producción debido al largo proceso de fermentación, ya que implicaba varias horas en llevarse a cabo. Este espacio de tiempo necesario para que se produzca el acondicionamiento de la masa es un tiempo excesivamente largo para los objetivos establecidos por la producción industrial. La producción industrial necesita tiempos cortos, muy cortos, con lo que el proceso panificador había que acelerarlo, y para ello se acortó el tiempo de fermentación. ¿Y cómo se hizo?

Mediante la adición de productos químicos y enzimas a la masa, con lo que se acorta el tiempo de fermentación a solo dos horas, en vez de las 12 a 24 horas del proceso natural

Una enzima es una proteína que acelera una reacción metabólica. Se extrae de plantas, animales, hongos y bacterias.Los fabricantes de pan usan enzimas con dos objetivos fundamentales, hacer que la masa mantenga más gas y así poder producir un pan más ligero, y un segundo objetivo, permitir un pan más tierno por más tiempo después de la cocción. Ejemplos de enzimas panificadoras son la amilasa, que actúa sobre el almidón, y las proteasas, que lo hacen sobre el gluten. Las enzimas usadas en el proceso panificador pueden ser potenciales alérgenos y deberían venir identificadas en las etiquetas de la misma manera como figuran los principales grupos de alérgenos.

Los emulsionantes se utilizan ampliamente en la industria panificadora. Se usa el estearil-2-lactilato cálcico (SSL), el estearil-2-lactilato sódico (CSL) o el monoglicérido destilado. Proporcionan fuerza, volumen, flexibilidad, esponjamiento en la miga y suavidad en la corteza, dándole mayor duración a panes y bollería.

Los blanqueadores, como el dióxido de cloro o la azodicarbonamida, son utilizados para hacer la harina más blanca e impiden el envejecimiento natural de la misma.Se sabe que causan reacciones alérgicas en personas sensibles.El uso principal de la azodicarbonamida se encuentra en la producción de plásticos, como aditivo.

Los conservantes inhiben el crecimiento de mohos y otros microorganismos. El propionato de calcio es con diferencia el conservante más habitual en los panes comerciales

Las grasas mejoran el volumen del pan, dan suavidad a la miga y lo ayudan a durar más tiempo.Las grasas hidrogenadas son de uso común, aún estando asociadas a las enfermedades del corazón.

Como agente reductor se utiliza el hidrocloruro de L-cisteína. Se utiliza en la cocción para crear masas elásticas, especialmente para bollos de hamburguesa y perritos calientes. La fuente principal de materia prima para su síntesis son el pelo de animales y las plumas de aves.

El clorhidrato y el metabisulfito de sodio se utilizan como agentes suavizantes de la masa. Han sido identificados como posibles alérgenos. Otros aditivos usados son el sulfato y el cloruro de amonio, que junto a los fosfatos, se utilizan como fuente de alimento, nitrógeno y fosforo, a la levadura. El fosfato monocálcico y el carbonato de calcio se utilizan para compensar el agua blanda, que produce una masa blanda y pegajosa.

Todos los aditivos panificadores descritos son perfectamente legales independientemente de su potencial perjuicio para la salud. Y son usados masivamente por los fabricantes, que únicamente buscan obtener la máxima producción en el menor tiempo posible, maximizando de esta forma el beneficio. No tienen el más mínimo interés por la nutrición.

Después de años de revisión exhaustiva de las etiquetas del producto he llegado a tal punto de hastío que ni siquiera me molesto en leerlas, ya que con muy pocas excepciones, todos los productos de panadería y bollería industrial  tienen aditivos, en mayor o menor medida, sustancias químicas que no debemos incluir en nuestra dieta. Y ¿qué solución os planteo? Pues una muy sencilla, reconfortante y divertida, aprender a hacer nuestro propio pan, usando para ello los mejores ingredientes ecológicos que encontremos en el mercado. Consumiremos un pan sano, natural y de total garantía.

Visto en: http://www.bioecoactual.com/2017/04/27/nunca-pan-comercial-sabes/

España, el país que más pesticidas consume en Europa

glifosat pesticides

Expertas y expertos advierten de la relación entre la exposición a pesticidas de daños en el desarrollo cerebral y enfermedades como la leucemia.

Se estima que el coste anual en Europa de la exposición a químicos disruptores endocrinos sobre el cerebro infantil asciende a 136.000 millones de euros.

Representantes del mundo de la medicina, la política y el derecho se dieron cita ayer en la sede del Parlamento Europeo en Madrid para hablar de las consecuencias sobre la salud del uso de pesticidas. Se estima que el coste de las consecuencias sobre el desarrollo del cerebro infantil asociado a la exposición a pesticidas disruptores endocrinos asciende a 136.000 millones de euros anuales en Europa.

Según se puso de manifiesto durante la jornada los riesgos no están únicamente asociados a exposiciones agudas, sino también a exposiciones más bajas de manera prolongada. Daños en el desarrollo cerebral, leucemia o infertilidad son algunos de los trastornos asociados al contacto continuado con estos tóxicos.

En el acto se pudo escuchar en primera persona el testimonio de varias víctimas, personas que han enfermado después de una sobreexposición con agroquímicos. El tema cobra especial relevancia si tenemos en cuenta que España es el mayor consumidor de pesticidas en toda Europa.

“Quiero abrazarte y no puedo”. Así describe Itziar su situación a raíz de la exposición a los plaguicidas que se empleaban en la floristería donde trabajaba su madre, donde pasaba varias horas todos los días al salir del colegio. Su gran retraso psicomotor, sus dificultades de aprendizaje, su fatiga, sus intolerancias a alimentos y los movimientos convulsivos que comenzó a tener con cinco años sólo mejoraron cuando dejó de exponerse a las sustancias químicas que la rodeaban, lo que la obligó a cambiar de hábitos (empezando por no pisar la floristería) y a dejar de tener contacto con amigos y familiares que no siguieran un estricto protocolo de evitación de productos químicos nocivos.

Judith, Ingeniera Técnica Agrícola, comenzó a tener problemas en su trabajo a los 30 años. Sufrió varias bajas por enfermedad debido a la exposición continua a los plaguicidas con los que trabajaba en su empresa, que finalmente la despidió porque su débil salud no le permitía desarrollar su trabajo normalmente. Su diagnóstico: sensibilidad química, fibromialgia y síndrome de fatiga crónica, algo que tuvo que defender en los tribunales ante la negativa de su empresa a responsabilizarse de lo sucedido.

Según Judith, “detrás de cada persona expuesta y enferma a causa de los pesticidas hay un historia, a menudo dramática, que acaba en los tribunales médicos pidiendo a gritos un reconocimiento administrativo”

Uso preventivo

Durante el acto se denunció el uso de pesticidas de manera preventiva, “aun cuando la Comisión Europea establece que el uso de estas sustancias debe de ser siempre la última opción”. Así lo recordó Carlos de Prada, presidente de la campaña Hogar sin tóxicos de la Fundación Vivo Sano”. Los trastornos asociados al uso de estas sustancias son muchos: infertilidad, cáncer de mama o próstata, leucemia… Según recordó Carlos de Prada, el coste anual en Europa del tratamiento de trastornos sobre el desarrollo neuronal infantil derivado de exposición a disruptores endocrinos asciende a 136.000 millones de euros anuales.

Más allá de las estimaciones, esta realidad se está reflejando de manera clara en las consultas. Según explicó la doctora Pilar Muñoz Calero, presidenta de la Fundación Alborada, el autismo es un ejemplo claro de que algo está sucediendo a nuestro alrededor: cuando en el 1975 teníamos un caso por cada 5.000 personas, hoy estamos hablando ya de un caso de cada 40-45 niñas y niños.

Aproximadamente un niño o una niña de cada clase en primaria presenta una enfermedad del espectro autista

“La incidencia del autismo es muy preocupante pero se observan claras mejorías en su salud cuando hay evitación de los tóxicos presentes en el ambiente. En enfermedades como esta se buscan las causas en la genética pero en muchos casos no es así, hay que ir a la epigenética, a cómo los factores ambientales regulan la expresión de los genes”, subrayó.

En palabras de la doctora Muñoz Calero, la infancia constituye la población de mayor riesgo junto con las mujeres embarazadas. Las características que más vulnerables los hacen son su forma de jugar, de llevarse los juguetes a la boca, el estar en el suelo continuamente, su ritmo de respiración más rápido…

En el caso de los plaguicidas, se observa que los niños y las niñas que tienen un jardín tratado con pesticidas químicos presentan un riesgo 6,5 veces mayor de padecer leucemia infantil que aquellos niños y aquellas niñas que no tienen jardín o que no lo tratan.

Presentación de dos nuevos informes sobre pesticidas

Durante el acto se presentaron dos informes: No Brainer, de la organización CHEM Trust, sobre los efectos de sustancias químicas cotidianas sobre el neurodesarrollo infantil, y Directo a tus hormonas, de Ecologistas en Acción, una guía sobre los residuos de plaguicidas en alimentos españoles. Kistiñe García, responsable de la campaña Libres de contaminantes hormonales de Ecologistas en Acción, denunció la presencia masiva de estas sustancias en los alimentos que consumimos en España.

Como ejemplo citó las peras, que contienen 46 sustancias químicas diferentes de los que 16 son disruptores endocrinos, o las manzanas, que contienen 32 pesticidas diferentes de los que 13 son disruptores endocrinos

El informe ’No Brainer’ subraya la incómoda realidad de niños y niñas continuamente expuestos a un cóctel de sustancias químicas que pueden actuar de forma conjunta, algo que está siendo ampliamente ignorado por las leyes de seguridad frente a sustancias químicas. Propone una serie de políticas que podrían ayudar a afrontar este reto. Por ejemplo, una acción regulatoria más rápida sobre grupos de compuestos químicos similares y el desarrollo de nuevos métodos de identificación de productos químicos de riesgo.

También se ha prestado atención a las distintas iniciativas por la reducción del uso de plaguicidas, como la Iniciativa Ciudadana Europea #StopGlifosato, un herbicida cuya reautorización en la Unión Europea está en entredicho.

Esta acción es coordinada por la organización WeMove y, aunque va camino de las 700.000 firmas en toda Europa, se necesita superar el millón antes del verano, motivo por el cual es importante la difusión de esta iniciativa:

stopglifosato logo

Objetivos concretos

Otra iniciativa es la propuesta para el establecimiento legal de objetivos de reducción del uso de pesticidas en España, promovida por la Fundación Vivo Sano y Fodesam, que ha contado con el apoyo de las principales organizaciones ambientales españolas. Esta propuesta busca servir de base para que las autoridades y las fuerzas políticas promuevan planes específicos con objetivos concretos y plazos concretos contemplados por ley, con vistas a disminuir el uso de estas sustancias en nuestro país.

Cerró el acto José Esquinas, Premio FAO 2012 tras haber trabajado más de 30 años para la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, quien afirmó: “La reciente fusión de grandes corporaciones agroindustriales y el peligroso control internacional que las mismas ejercen sobre las semillas y los agroquímicos hace hoy más necesario que nunca un tratado internacional que regule y elimine el uso de pesticidas peligrosos y avance hacia métodos agrícolas sostenibles, ecológicos y saludables”.

Las cuatro entidades organizadoras, Fundación Alborada, Fundación Vivo Sano, Ecologistas en Acción y Movemos Europa, pretenden con este acto poner de relieve el grave problema de salud pública que supone el uso generalizado de plaguicidas a todos los niveles y la necesidad de dar paso a alternativas que permitan una convivencia óptima del ser humano y el entorno natural. Esta jornada pone fin a los eventos de la Semana sin Pesticidas que se celebra cada año con la llegada de la primavera en 20 países de todo el mundo.

Fuente: Ecologistas en Acción – Blog Libres de Contaminantes Hormonales

Detectan altos niveles del tóxico glifosato en la orina de todas las personas que han participado en un estudio en Francia

Por Miguel Jara

La organización francesa Générations Futures ha realizado un estudio sobre la presencia de glifosato, el herbicida tóxico más usado del mundo, en la orina de las personas. Los resultados son escalofriantes, todas las personas analizadas portan en su organismo este potencial cancerígeno y menos una, en dosis mayores de las permitidas en el agua de beber.

Lo que ha hecho esta organización del país vecino de España es analizar la orina de 30 personas de ambos sexos, de entre ocho y 60 años de edad, que viven en la ciudad o en el campo, con fuente de alimentación variable (ecológica o no, vegetariana o no).

Entre ellas se encuentran personalidades como la ex ministra de Ecología, Delphine Batho, la cantante Emily Loizeau, la locutora de radio Charline Vanhoenacker, el humorista Alex Visorek o la periodista y activista Marie-Monique Robin, autora de libros como La cosecha del futuro o El mundo según Monsanto.

¿Los resultados?: El 100% de las muestras analizadas contienen glifosato en una concentración mayor que el valor mínimo de cuantificación del test, es decir 0,075 ng/ml.

La concentración media encontrada ha sido de 1,25 ng/ml. El valor más bajo ha sido de 0,09 ng/ml y el más elevado de 2,89 ng/ml.

En casi todos los casos (29 de 30), la concentración es mayor que la concentración máxima admitida para presencia de un plaguicida en el agua de beber (0,1 ng/ml).

Esto demuestra una vez más que estamos contaminados por prácticas en el cultivo de alimentos nocivas. El glifosato es el pesticida más empleado en la Unión Europea (UE). Las pruebas científicas que han ido publicándose durante los últimos lustros documentan sus riesgos para la salud. Tanto es así que, en 2015, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (organismo de la Organización Mundial de la Salud) clasificó el glifosato como “probable carcinógeno en humanos”.

We Move Europe, una organización muy orientada a la acción que tiene presencia en buena parte de los países de la Unión Europea (UE) ha lanzado una recogida de firmas para la Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) que persigue prohibir el glifosato, mejorar la evaluación de los riesgos de los plaguicidas y reducir el uso de plaguicidas tóxicos en la Unión Europea.

Como comentaba en otro post sobre este tema, es que no podemos tomarnos ni una cerveza ya.

En un estudio realizado en el país de dicha bebida por excelencia, Alemania, se encontró en varias marcas de la bebida valores del tóxico que oscilaban entre 0,46 y 29,74 microgramos por litro y en el caso del más alto superaba en casi 300 veces el límite de 0,1 microgramo vigente para el agua potable.

El glifosato está en productos de gran consumo y si provoca graves enfermedades en el hígado de las ratas qué no provocará en humanos.

Sin embargo, el fabricante y principal productor del herbicida, la compañía Monsanto continúa con su trabajo de lobby y negacionismo del problema. Como hemos sabido hace poco, han salido a la luz varias cartas en el curso de una investigación judicial que revelan los lazos de la multinacional de los agronegocios con altos responsables de agencias reguladoras.

La compañía intenta ocultar lo que es evidente, que si se analiza a 30 personas y todas orinan el herbicida quiere decir que casi todos lo hacemos en los países donde se usa el producto nocivo. Así que a los que os guste mear en el campo no lo hagáis por favor, que podéis matar a las plantas.

Visto en: http://buscandolaverdad.es/2017/04/24/detectan-altos-niveles-del-toxico-glifosato-en-la-orina-de-todas-las-personas-que-han-participado-en-un-estudio-en-francia/

Los Peligros de la Industria de Carne Barata

Por el Dr. Mercola

Durante varias décadas, los habitantes en los Estados Unidos han tenido ventaja de pagar precios bajos por la carne del supermercado. Desafortunadamente, muchos no son conscientes de los costos ocultos en las “carnes de bajo costo”–y cuando los suma, son significativos.

La forma en que la mayor parte del ganado comercial es criado es un desperdicio de preciosos recursos y destructivo para el medio ambiente, y en cierta forma, irreparable. Además del ecosistema en general, las personas y la vida silvestre han sufrido muy grandes consecuencias.

Por el lado más optimista, ahora una nueva generación de ganaderos ha realizado una revolución de la carne hacia a los estilos tradicionales de crianza de animales, al criarlos de una manera en que realmente apoya y restaura la tierra, en vez de utilizarla de forma imprudente.

El Fraude de la Carne de los Estados Unidos

La mayor parte de la carne en los Estados Unidos (res, cerdo, pollo, pavo, etc.) proviene de animales criados en Operaciones Concentradas de Alimentación Animal, o CAFOs. Se trata de un sistema controlado por empresas, caracterizado por sistemas de producción, procesamiento y distribución a gran escala, centralizados y con bajos márgenes de beneficio.

La producción de alimentos se ha desarrollado alrededor de la eficiencia, al producir más cantidad por menos. En todo el mundo, decenas de miles de millones de animales son amontonados en unidades de engorda, donde son torturados bajo condiciones poco saludables, insalubres y crueles.

Esta es la manera “más económica” de aumentar la cantidad de carne, para obtener mayores ganancias. Para empeorar las cosas, el gobierno subsidia estas operaciones, al timar hábilmente a los contribuyentes de los Estados Unidos para mantener el monopolio de la carne.

Los pequeños ganaderos de los Estados Unidos se enfrentan a mayores costos operativos y deben cobrar una prima por su producto, debido a que desean ofrecer carnes de animales criados tradicionalmente y alimentados con pastura, y se preocupan por la calidad y el impacto ambiental.

La mayor parte de la carne de animales alimentadas con pastura, que se vende en los Estados Unidos–tanto como el 85 %–en realidad es importada de Australia y Nueva Zelanda debido a que estos países aún tienen abundantes pastizales, así como un clima que permite el pastoreo durante todo el año. Como resultado, los ganaderos australianos pueden vender su carne a un costo menor, en comparación con los ganaderos en los Estados Unidos.1

Es posible que este video no esté disponible en todos los países.

Advertencia: Esta película contiene imágenes de animales sacrificados.

¿Consume Demasiada Carne, o el Tipo Incorrecto?

La mayoría de los habitantes en los Estados Unidos consumen de tres a cinco veces más proteína de la que necesitan (junto con un exceso de azúcar y carbohidratos con almidón y una insuficiente cantidad de grasas saludables).

El exceso de proteína podría producir niveles elevados de azúcar en la sangre, aumento de peso, estrés renal, lixiviación de minerales óseos y un mayor riesgo de cáncer.

El consumo de proteínas ideal para la mayoría, es de aproximadamente medio gramo de proteína por libra de masa corporal magra, que usualmente es de 40 a 70 gramos por día. La calidad de la proteína es tan importante como la cantidad.

El mejor enfoque es consumir una amplia variedad de alimentos orgánicos de gran calidad, de origen vegetal y los que provengan de animales alimentados con pastura, tales como los siguientes.

La carne roja, cerdo, aves de corral y los mariscos tienen un promedio de 6 a 9 gramos de proteína por onza.

Una cantidad ideal para la mayoría de las personas sería consumir una porción de 3 onzas de carne o mariscos (¡no 9 o 12 onzas de filetes!), lo cual le proporcionará alrededor de 18 a 27 gramos de proteína

Los huevos contienen aproximadamente de 6 a 8 gramos de proteína, cada uno. Así que un omelet le proporcionaría alrededor de 12 a 16 gramos de proteína.

Si añade queso, también debe calcular esa proteína (consulte la etiqueta de su queso)

Las semillas y los frutos secos contienen en promedio de 4 a 8 gramos de proteína por cuarto de taza Los frijoles cocidos contienen en promedio de 7 a 8 gramos por media taza
Los granos cocidos contienen en promedio de 5 a 7 gramos por taza La mayoría de los vegetales contienen alrededor de 1 a 2 gramos de proteína por onza

Además de consumir demasiada cantidad de carne, la mayor parte de este exceso de carne es de mala calidad, la cual proviene de CAFOs, donde a los animales se les proporciona una alimentación que no es natural, a base de granos transgénicos contaminados con glifosato, en vez de hierba fresca.

Proporcionar a los animales una alimentación apropiada de acuerdo a su especie mejora profundamente la calidad nutricional de su carne, la cual ha sido establecida por la ciencia.

También, elimina virtualmente a las toxinas, tales como el glifosato y otros pesticidas, que es el otro lado de la ecuación de una alimentación sana.

En 2009, un proyecto conjunto de investigación entre el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) y la Universidad de Clemson determinó las numerosas formas en que la carne de animales alimentados con pastura supera a la carne de animales alimentados con granos.

Al hacer una comparación de una con la otra, se determinó que la carne de animales alimentados con pastura era superior en la siguiente forma:2

Mayor cantidad de grasas omega-3 general Mayores niveles de las vitaminas B, tiamina y riboflavina
Una proporción más saludable de ácidos grasos omega-6 a ácidos grasos omega-3 (1.65 a 4.84) Mayores niveles de los minerales calcio, magnesio y potasio
Mayor cantidad de CLA (cis-9 trans-11), un poderoso agente anticancerígeno Mayores niveles de vitamina E (alfa-tocoferol)
Mayor cantidad de ácido vacénico (que se puede transformar en CLA) Mayores niveles de betacaroteno

El Sacrificio Inadecuado Tiene Mayores Repercusiones, Más Allá de los Animales

La cuestión del sacrificio no debe ser tomado a la ligera, por múltiples razones, entre las cuales, una que también es muy importante es el bienestar animal.

Aparte de tratar a los animales humanamente, es posible que no se percate de que la forma en que un animal es sacrificado afecta la inocuidad de los alimentos y la calidad de la misma carne.

El sacrificio indebido afecta adversamente la calidad de la carne debido a cambios fisiológicos que ocurren cuando un animal esta estresado. De acuerdo con las directrices de sacrificio publicadas por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO):3

La energía necesaria para que un animal vivo haga una actividad muscular se obtiene de los azúcares (glucógeno) en el músculo. En el caso de un animal sano y bien descansado, el contenido de glucógeno en el músculo es elevado.

Después de que el animal ha sido sacrificado, el glucógeno que se encuentra en el músculo se convierte en ácido láctico, y el músculo y el cuerpo se ponen rígidos (rigor mortis).

Este ácido láctico es necesario para producir carne, la cual tiene buen sabor y es suave, tiene buena calidad y color.

Si el animal es sometido a estrés, antes y durante el sacrificio, se agotan los niveles de glucógeno y disminuirá el nivel de ácido láctico que desarrolla la carne después del sacrificio. Esto tendrá graves efectos adversos sobre la calidad de la carne“.

Los animales que son manejados incorrectamente se estresan, particularmente mientras son preparados para el sacrificio. Se ha demostrado que la carne de los animales estresados se estropea más rápido.4

Asimismo, los animales se estresan mucho más al vivir en operaciones CAFO que, en pastizales al aire libre; y estos animales, que con frecuencia están estresados, heridos y enfermos, producen carne de menor calidad.

La carne que ha sido dañada por lesiones recibidas durante el manejo, penetración, transporte y sacrificio, debe ser desechada, la cual es una importante fuente de desperdicios. Según el legendario Temple Grandin, hay cinco causas básicas de los problemas en el bienestar animal, en los mataderos:5

Métodos y equipo estresante

Distracciones que impiden el movimiento de los animales

Falta de capacitación de los empleados

Mal mantenimiento de los equipos

Mal estado de los animales que llegan a los mataderos

Su Hamburguesa Podría Contener Antibióticos

Es prácticamente imposible producir masivamente alimentos limpios, seguros y nutritivos a bajos precios.

Para evitar la inevitable propagación de enfermedades ocasionadas por el estrés, hacinamiento y una alimentación poco natural, los animales de engorda son alimentados rutinariamente con antibióticos y otros medicamentos y hormonas que promueven su crecimiento. Hoy, más del 80 % del uso total de antibióticos en los Estados Unidos se aplica en el ganado.

En los Estados Unidos, se administran casi 25 millones de libras de antibióticos en el ganado, cada año. El uso indebido de antibióticos, por parte de la industria de las carnes comerciales, representa una amenaza directa para su salud, la cual se presenta en forma de superbacterias resistentes a los antibióticos.

Cuando consume alimentos que contienen antibióticos, no solo obtiene los medicamentos, sino también bacterias resistentes a los antibióticos. El 22 % de las enfermedades resistentes a los antibióticos, que ocurren en los seres humanos, es de origen alimenticio. Además, consumir alimentos que contengan antibióticos causa alteraciones en el microbioma intestinal (disbiosis), lo que podría causar problemas, tanto en su salud física como mental.

Las enfermedades de origen alimenticio son una preocupación cada vez mayor—regularmente, escuchamos acerca de ellas en las noticias–pero podrían ser aún más graves de lo que se pensaba anteriormente.

Cada vez más investigaciones demuestran que la enfermedad de Alzheimer, Parkinson y la enfermedad de Lou Gehrig podrían estar vinculadas a un tipo de enfermedad de las vacas locas que es ocasionada por consumir carnes contaminadas. Cuando compre, tenga en consideración los siguientes sellos para ayudarse a encontrar verdadera carne de alta calidad que esté libre de antibióticos y otros medicamentos:6

El Certificado 100% Orgánico por la USDA ofrece una excelente seguridad de que no se han utilizado antibióticos en ninguna fase de la producción.
Los sellos de “Sin antibióticos administrados” y similares, también ofrecen una alta seguridad de que los antibióticos no han sido utilizados, sobre todo si están acompañados del sello de “Proceso verificado por la USDA”.
El sello de “Animales alimentados con pastura o Grass-Fed” junto con el de Certificado Orgánico por la USDA, significa que no se han utilizado antibióticos, pero si solo aparece el sello de “Animales alimentados con pastura”, es posible que se les hayan suministrado antibióticos.
El sello de “Animales alimentados con pastura de los Estados Unidos” y “Food Allliance Grass-Fed”  ” indican que, además de haber sido criados con pastura, los animales en cuestión, no recibieron antibióticos.
Los siguientes tres sellos: “Libre de antibióticos“, “Sin residuos de antibióticos“, y “Sin antibióticos promotores de crecimiento“, no han sido aprobados por la USDA y podrían ser engañosos, sino es que fraudulentos.
Natural” o “Totalmente natural” es algo que no tiene sentido y no influye sobre si o no el animal fue criado de acuerdo con los principios orgánicos. Los productos de carne y pollo “Naturales” por ley podrían recibir antibióticos, hormonas y granos transgénicos, y ser criados en CAFOs.

La Peor Gripe Aviar de la Historia Azota las Grandes Granjas, Pero No Perjudica a los Animales de Traspatios

Los seres humanos no son los únicos que han sido enfermados por la industria comercial de la carne—actualmente, los Estados Unidos es golpeado por el mayor brote de gripe aviar de la historia.7

La gripe aviar ha acabado con el 40 % la población aviar para puesta de huevos en Iowa, que es el condado número uno en producción de huevos en los Estados Unidos, lo cual duplica los precios del huevo en todo el país.

Casi 45 millones de pollos y pavos han sido asesinados en un esfuerzo por contener la enfermedad, sobre todo en Iowa y Minnesota, según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.8 Minnesota, Wisconsin, Iowa y Nebraska9 se han declarado estado de emergencia.

Esto ha afectado a las granjas de huevos y pavos a gran escala, pero los traspatios han permanecido ilesos.10 Los expertos no han determinado exactamente cómo la gripe aviar se extiende, pero prácticamente el modelo CAFO garantiza una resistencia a los medicamentos y una propagación descontrolada de la enfermedad, tanto para los animales, como en los seres humanos.

Los Terribles Costos Ambientales de la Industria de las Carnes

La agricultura industrial es una de las prácticas más insostenibles de la civilización moderna. El sistema de alimentos de “entre más grande es mejor” ha llegado a un punto en el que sus costos reales se hacen evidentes, incluyendo a una contaminación masiva y la pérdida de vidas—en todo tipo de vida, tanto vegetal como animal.

Al igual que el agua que corre por un desagüe abierto, los recursos naturales de la tierra están desapareciendo rápidamente. Algunos, como el suelo, podrían ser restaurados con el tiempo, si se toman las medidas adecuadas, pero otros se pierden para siempre.

Ya hemos visto que más del 93 % de nuestras variedades de semillas de frutas y vegetales han desaparecido en el último siglo. Otras 60 000 a 100 000 especies de plantas están en peligro de extinción.

Las abejas están desapareciendo a un ritmo alarmante, como resultado de los pesticidas neonicotinoides. Las mariposas monarca están desapareciendo aún más rápido, probablemente debido al uso generalizado de glifosato en cultivos transgénicos (GMOs, por sus siglas en inglés) a lo largo de su trayectoria de vuelo por los Estados Unidos.

En las últimas dos décadas, la población de mariposas monarca en América del Norte ha disminuido un 91 %. Es probable que nuestro sistema alimenticio moderno pueda ser el culpable de una parte significativa de estas pérdidas. One Green Planet tiene un excelente artículo11 que resume cinco formas básicas en las que la agricultura industrializada destruye al medio ambiente:

1.Contaminación del aire: La agricultura industrializada es responsable de más del 37 % de las emisiones de metano, 90 % de CO2, y una copiosa cantidad de sulfuro de hidrógeno y amoníaco.

El metano tiene un potencial de calentamiento global 20 veces mayor que el dióxido de carbono.

2.Contaminación del agua: La agricultura industrializada utiliza hasta un 70 % del suministro de agua dulce del mundo.

La Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) calcula que el 75 % de todos los problemas de calidad del agua en los ríos y arroyos de los Estados Unidos, proviene de los derrames agrícolas cargados de sustancias químicas que producen la floración de algas tóxicas, la muerte de los peces y “zonas muertas”.

3.Deforestación: Tan solo en los Estados Unidos, más de 260 millones de acres de bosques nativos han sido talados para crear campos de cultivo, la mayoría de los cuales se utilizan exclusivamente para cultivar alimento para ganado (maíz y soya). La deforestación es responsable de 2.4 mil millones de toneladas de liberación de CO2 por año.

4.Suelos: La naturaleza aborrece los monocultivos, ya que estos causan el agotamiento de los suelos, erosión, agotamiento de la capa freática, pérdida de nutrientes del suelo, y la aplicación de grandes cantidades de productos químicos agrícolas artificiales.

5.Emisiones de carbono: Los CAFOs requieren alrededor de 5.5 litros de combustibles fósiles por acre (presumiblemente por año, ya que el artículo no lo especifica), entre el transporte, aplicación de productos químicos, y la increíble cantidad de energía que se necesita para producir masivamente.

Una granja promedio en los Estados Unidos cubre 418 acres, lo que significa que consume aproximadamente 2 300 galones de combustibles fósiles. Al adoptar una economía de rotación (reutilización y reciclaje), las emisiones de carbono podrían reducirse en casi un 70 % para el 2030.

¿Habrá Pastos Más Ecológicos en el Futuro?

Afortunadamente, ¡hay una luz al final del túnel! Algunos pioneros de la agricultura y la ganadería están volviendo a utilizar sistemas tradicionales, al cultivar y criar una gran variedad de plantas y animales de una manera similar una comunidad natural.

Esta nueva generación de agricultores considera que la sostenibilidad y la preocupación por las generaciones futuras es tan importante como obtener ganancias. Los animales viven ciclos de vida naturales donde están felices y saludables y se les permite expresar comportamientos instintivos.

Como héroe de la agricultura sostenible, Joel Salatin, le gusta decir, ¡a los cerdos se les permite expresar su “estado natural de vivir”!

La clave es desarrollar un suelo y pastos saludables, que por supuesto desarrollaran hierba saludable. Como se expresó en el documental, “Hay más vida por debajo de tierra que por encima de la superficie, y ese es un concepto difícil de conseguir”. Los animales que deambulan y pastan en pastizales son fuertes, libres de enfermedades y no presentan estrés, lo que produce carne de la más alta calidad.

Toda la cadena alimenticia está conectada: suelos, plantas, animales, seres humanos, insectos, hongos y el resto, de modo que apoyar la parte inferior de la cadena alimenticia, finalmente ayudará a su salud.

La agricultura sin labrar la tierra es uno de los mejores enfoques para la regeneración de la tierra, ya que el 70 % de los microbios del suelo responsables de la salud de las plantas y la comunicación son los hongos (micorrizas), lo que altera el cultivo. Las granjas biodinámicas y orgánicas tienden a ser mucho más pequeñas y limpias, ya que los animales no están atestados.

Como resultado, los animales son mucho menos propensos a albergar patógenos peligrosos que contaminan la carne. Cuando llega el momento del sacrificio, este se hace en el campo con un mínimo estrés para el animal.

Como se muestra en el documental, el animal es asesinado rápidamente con un disparo que no espera. Estos métodos agrícolas benefician a la tierra, animales, aves, abejas, y a todos nosotros.

Como Encontrar Carnes de Alta Calidad

Cada vez es más fácil encontrar carne de vacas alimentadas con pastura, aves de corral pastoreadas y huevos orgánicos de gallinas criadas libres, al igual que productos lácteos.

Las cadenas de supermercado más grandes empiezan a seguir la “tendencia orgánica”, pero lo preferible es comprar a los rancheros y agricultores orgánicos locales. Enseguida se encuentran algunas recomendaciones para encontrar fuentes cercanas:

Carne de vacas alimentadas con pastura durante toda su vida: Muchas cadenas de supermercados responden a la demanda de los clientes, al proporcionar al menos un pequeño surtido de carnes de vacas alimentadas con pastura toda su vida.

Tenga en consideración la diferencia entre las vacas alimentadas con pastura y alimentadas con pastura toda su vida. La mayoría de los grupos de ganado son alimentados con pastura como terneros, la clave es lo que consumen los meses antes de ser sacrificados.

Si su tienda local aún no le ofrece estas opciones, pídale al gerente de compras que considere agregar algunas de ellas. Incluso, algunas tiendas, como Publix, almacenan artículos especiales solicitados por un solo cliente.

La forma menos costosa de obtener una auténtica carne de animales alimentados con pastura es al encontrar un ranchero local de confianza y comprarla directamente de una granja. Si no puede encontrar una fuente local, la carne orgánica de animales alimentados con pastura, y otros productos relacionados, se pueden comprar en línea.

Productos lácteos orgánicos, sin procesar, de animales pastoreados: Conseguir leche sin procesar de una granja orgánica local o cooperativa, es una de las mejores maneras de asegurarse de recibir leche de alta calidad.

Puede localizar una fuente cercana de leche sin procesar en el sitio web de la Campaña de Real Milk. El fondo Farm to Consumer Legal Defense Fund también proporciona una revisión, estado por estado, de las leyes sobre la leche sin procesar.

Huevos orgánicos de gallinas camperas: Para localizar una granja donde críen a los animales libres en pastizales, pregunte en su tienda naturista local, o visite los siguientes sitios web enlistados aquí:

Local Harvest

USDA’s farmer’s market listing

Eat Wild

Visto en: http://articulos.mercola.com/sitios/articulos/archivo/2017/04/19/los-peligros-de-la-carne-barata.aspx?utm_source=espanl&utm_medium=email&utm_content=art1&utm_campaign=20170419&et_cid=DM140787&et_rid=1973609713

¡Ya basta de patentes sobre el pan y la cerveza!


no patents on beer breadNueva investigación: Más y más lagunas que permiten que las patentes se concedan a plantas de alimentos. 10 Abril 2017. – Se reclaman patentes sobre trigo, harina y pan, o tomates, lechuga y pepino como invenciones de la industria – estos son sólo algunos ejemplos de solicitudes de patentes en 2016.

Las solicitudes de patente se presentaron para abarcar la cría convencional sin que esté implicado ningún método de ingeniería genética. En la actualidad, se están solicitando más y más patentes sobre la cría convencional de plantas y animales, a pesar de que las instituciones de la Unión Europea declararan que esto es algo que quieren detener. A menos que se tomen las decisiones políticas, muchas de ellas tienen buenas posibilidades de ser concedidas por la Oficina Europea de Patentes (OEP).

La investigación emprendida por la iniciativa No Patents on Seeds! muestra que en 2016 se han presentado alrededor de 60 solicitudes de patentes sobre la cría convencional de plantas ante la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (World Intellectual Property Institution (WIPO), en Ginebra. Además fueron archivados alrededor de 50 otras patentes en base a la cría convencional y a métodos de ingeniería genética. En total, alrededor del 30% de todas las solicitudes presentadas en el sector de la fitomejoración se basaban en el fitomejoramiento convencional. Considerándolo todo, alrededor de 340 solicitudes de patente fueron presentadas en este sector. La mayoría de estas patentes serán examinadas por la OEP.

“Estamos viendo compañías como Monsanto, Bayer, DuPont, Dow AgroSciences y Syngenta presentando más y más aplicaciones en el fitomejoramiento convencional en Europa. Estas empresas no están desperdiciando su tiempo y dinero así como así sino que tienen la expectativa de que estas patentes les serán otorgadas”, dice Ruth Tippe, investigadora de No Patents on Seeds!

Las empresas que presentaron el mayor número de solicitudes de patente en plantas en 2016, fueron DuPont (38 solicitudes), Monsanto (22), Dow AgroSciences (16), Bayer (14) y Syngenta (7). La manera en que se formulan las recientes solicitudes de patente pueden tener consecuencias de gran alcance: Las empresas están presentando cada vez más solicitudes de patentes de información genética o características interesantes que tienen, por ejemplo, identificadas mediante el cribado de los genomas de las plantas. Si se conceden estas patentes, abarcan todas las plantas y generaciones posteriores de plantas con las mismas características, independientemente de cómo se hayan criado.

Entre estas solicitudes de patentes se encuentran las patentes sobre trigo, harina y alimentos derivados de la misma. Estas fueron presentadas por Arcadia BioSciences, una compañía estadounidense que colabora estrechamente con empresas como Dow AgroSciences.

Las empresas afirman que las mutaciones aleatorias y las variaciones naturales del genoma de plantas de trigo son su invención. Se supone que estos rasgos prolongan la vida de productos tales como granos, harinas y pan; y que así se convierten en invenciones pertenecientes a las empresas.

Arcadia reclama todas las mutaciones relevantes y variaciones genéticas en plantas de trigo, y todas las plantas de trigo con las características pertinentes, así como todos los productos alimenticios derivados de los mismos. La empresa tiene una buena probabilidad de que se le conceda la patente. En 2016, la OEP otorgó patentes muy similares a las compañías cerveceras Carlsberg y Heineken, que se basan en mutaciones aleatorias y  también cubren el proceso de elaboración de la cerveza y todas las bebidas derivadas de la misma.

“Las patentes otorgadas a Carlsberg y Heineken se están convirtiendo cada vez más en importantes precedentes. Sólo si se toman medidas políticas para impedir que se concedan patentes similares en el futuro, seran rechazadas la mayoría de las solicitudes”, dice Christoph Then, de No Patents on Seeds! “A menos que esto suceda, nosotros seguiremos viendo que la OEP apoya activamente la venta de nuestros recursos básicos de alimentos”.

De hecho, tal como ha descubierto No Patents on Seeds! examinadores de la OEP ya han comenzado a aconsejar a la industria sobre la forma de formular sus solicitudes de patentes para obtener más monopolios sobre las plantas en el futuro.

No Patents on Seeds! exige que los Estados contratantes de la OEP establezcan un proceso para detener las patentes sobre plantas y animales criados convencionalmente en su próxima reunión en junio. Ya se ha enviado un documento técnico con los cambios propuestos en la interpretación actual del derecho de patentes, al comité de Derecho de Patentes que se reunirá a finales de abril para discutir posibles soluciones. En la reunión, estarán presentes como observadores la industria y los abogados de patentes de organizaciones de los lobby, por lo tanto, No Patents on Seeds! también está solicitando acceso.

Fuente: No Patents on Beer – www.no-patents-on-beer.org

Ingeniero agroalimentario denuncia. 20 años en silencio

Resultat d'imatges de Christophe Brusset
Todo empieza con unas hamburguesas de buey -gallego, donde apenas se da la cría de bueyes- que en realidad eran de carne de caballo al 100%. La investigación salta a los medios de comunicación y se propaga como la gripe por las redes sociales. Christophe Brusset (24 de agosto de 1970, Chaumont, Francia), ingeniero agroalimentario francés, de orígenes campesinos en la Provenza y afincado hoy en China, había soportado durante 20 años el silencio consentido de la industria alimentaria francesa e internacional en la que trabajó desde su licenciatura. Tanto fraude, tanta contaminación, tanto daño para la salud de los consumidores, tanta mentira y porquería habrían podido sellar sus sentidos, pero la madurez y la distancia, toda vez en China -“el paraíso de la corrupción y su corolario: el fraude”, escribe-, y su nueva ocupación, le animó a hablar. En un libro que es “un juicio sumarísimo a la industria alimentaria” (subtítulo), de obligada lectura en nuestras casas, colegios, hospitales y restaurantes. ¡Cómo puedes comer eso! (Península) acaba de salir a la venta en España.
Las hamburguesas de la denuncia son un ínfimo ápice del iceberg de porquería que encubren las ininteligibles etiquetas del supermercado: caracoles de la Borgoña (criados en Chernóbil, vaciados y secados a la intemperie en Turquía, con la consecuente infestación de gusanos; lavadas estas conchas con sosa cáustica, vueltos a rellenar y añadida una pizca de mantequilla con perejil en Francia, luego etiqueta legal); queso fundido hecho con un 5% de origen (azul de Auvernia entre mil otros ejemplos) mezclado con agua, bloque de queso artificial (a base de leche termizada), mantequilla, proteína láctea, nata, leche en polvo, fosfato trisódico, citrato de sodio y ácido cítrico; guindilla y especias indias por doquier mezcladas y trituradas con excrementos, cadáveres y pelos de ratón; té ecológico de Ceilán aromatizado con cítrico al extracto de pesticidas cuestionados… ¿Bastan los ejemplos? Christophe Brusset examina la industria alimentaria, nosotros examinamos a Brusset.

Pregunta: ¿Por qué decide romper su silencio, después de tantos años trabajando y colaborando en la industria alimentaria?
Respuesta: Quería contar aquello de lo que he sido testigo durante tanto tiempo, pero de haberlo hecho cuando trabajaba en la industria alimentaria francesa hubiera supuesto la pérdida inmediata de mi trabajo, además de ser incluido en la lista negra, persona non grata para el mercado, lo que ha ocurrido, claro. Pero ahora, al vivir en Asia, es más fácil: esto es la ley de la selva. Tampoco estaba seguro de que los consumidores quisieran saber lo que se esconde detrás de los alimentos, pero el escándalo de la carne de caballo en la lasaña preparada me hizo pensar que sí, que es mucha la gente que quiere mejorar la situación. Para ellos escribí el libro. También mi evolución personal contribuyó a ello: me he casado, tengo hijos y soy más maduro, lo suficiente para hacer esta crítica positiva que pretende mejorar la salud.
Urge al consumidor a utilizar su poder para cambiar las cosas a la hora de elegir los productos que compra pero, ¿qué poder le queda al individuo si las etiquetas, según revela, son fraudulentas?
Es muy complicado, efectivamente. La industria y los supermercados, con la complicidad de las autoridades sanitarias, no quieren que el consumidor entienda las etiquetas y que continúe comprando sin saber qué es en realidad lo que se expone en las baldas del súper. Pero el individuo debe saber al menos que comprar teniendo en cuenta sólo el precio le llevará sin duda a consumir alimentos de peor calidad. Siempre. Hay que esforzarse por conseguir información, elegir productos sin aditivos o con los menos posibles, preferentemente orgánicos, locales y estacionales. Otra forma de defenderse es apoyar a las organizaciones de consumidores. Sí es posible presionar a la industria para que cambie.
¿No sería más sencillo advertir a las autoridades y presionar socialmente para que estas prácticas tan insalubres que denuncia sean prohibidas?
Las autoridades están bajo la influencia de unos cuantos poderosísimos lobbies de la alimentación existentes en cada país y, en el caso europeo, centralizados sobre Bruselas. Dada la actual y larguísima situación de debilidad económica, los grupos políticos actúan preferentemente a favor de la industria para promover la actividad de negocio y la creación de puestos de trabajo. La laxitud en torno a la inmensa lista de aditivos legales es un buen ejemplo de lo que digo, así como la débil normativa de etiquetado o las alusiones a la salubridad de lo que consumimos. Las autoridades sólo harían algo si las asociaciones de consumidores lograran presionarles suficientemente.
Y en toda esta cadena de impunidad, ¿los grandes grupos de supermercados serían los responsables últimos?
Estas cadenas son quienes monopolizan la situación, sí. Son un puñado de firmas que dominan a miles de pequeños y medianos productores imponiéndoles constantemente la reducción de costes y, por tanto, de calidad, porque es su única manera de atraer consumidores: «¡Compre aquí a mejor precio!». Es matemáticamente imposible mejorar la calidad de lo que comemos cuando el único factor a tener en cuenta es el precio. Pero creo que el responsable último no es este monopolio, sino las autoridades que lo permiten. Las cadenas comerciales buscan el beneficio, mientras que los gobiernos debieran ocuparse de proteger al ciudadano.
Explíqueme entonces, ¿por qué recomienda en su libro elegir las grandes marcas?
Quiero decir que lo mejor es elegir las marcas más valoradas en lugar de las blancas de supermercado. No es un asunto ideológico, sino la conclusión de mi experiencia. He trabajado durante más de 20 años en la producción de ambas: marcas propias y las que estas mismas industrias fabrican para las cadenas de supermercados, productos etiquetados con otro nombre que quieren parecerse al líder de mercado, pero que les obligan a reducir costes, lo que redunda en una cualidad que en poco se parece al original.
¿Podría señalar el más increíble caso de fraude alimentario?
Difícil elegir uno, pero tal vez el fraude a gran escala de la miel haya sido el que más me siga sorprendiendo. Las asociaciones de consumidores saben por sus estudios. Yo, por mi experiencia. Y las autoridades, por sus investigaciones. El 30% de la miel que se vende en los supermercados es fraudulenta, está mezclada con azúcar, cuando no es falsa al 100%. El nivel de equipamiento y conocimiento científicos que los chinos emplean para producir miles de toneladas de miel es absolutamente increíble. Tuve que visitar una factoría china exportadora de miel y juro que su laboratorio estaba mejor equipado que el del más avanzado de los hospitales que puedas imaginar. Una visión terrorífica.
¿Podría explicarnos de forma convincente por qué es beneficioso comprar productos de proximidad, además de la razón obvia de reducir las emisiones de dióxido de carbono?
R.- En países desarrollados, el nivel de calidad y seguridad de la producción es mucho mejor comparado con el de emergentes como China, India y otros. En Europa, los fabricantes no se arriesgan demasiado porque pueden ser multados y arruinar su reputación. No les compensa frente al margen de beneficios, mientras que en China, por ejemplo, están dispuestos a las peores prácticas, como demuestran todos los ejemplos descubiertos: recordemos el caso de la leche infantil al toque de melanina, que trascendió al mundo entero. Otra razón es que los productos locales necesitan menos química para su preservación que los transportados lejos y almacenados por largos períodos; además, son más frescos y proporcionan trabajo local.
¿Qué significa el término reciclaje en la jerga de la industria alimentaria?
Es el término empleado para el proceso de integrar producciones defectuosas en partidas nuevas sin perder costes. Cuando se dan cantidades no demasiado elevadas de producto caducado, podrido, contaminado por insectos o mal elaborado -los ejemplos son tan alarmantes que prefiero no especificar-, normalmente no se descarta, se recicla.
¿Y reenvasado?
Simplemente, cambiar la etiqueta por otra nueva, algo que suele hacerse para dar nueva vida a partidas de productos caducados. Es decir, una forma más de reciclar, mucho más común de lo imaginable y deseable, claro, y que pone en riesgo la salud del consumidor, sobre todo los más sensibles a reacciones alérgicas.
¿Y todo esto por qué? ¿Podré ir esta tarde al supermercado o más bien me dedicaré a tirar todo lo que tengo en la despensa?
Haría bien en revisar su despensa y, si va al supermercado, emplee el tiempo necesario en revisar y sospechar de las etiquetas, como si leyera entre líneas. Es tiempo que le gana a la vida y a la de su familia. Lo único que les interesa a los industriales y a las grandes superficies es su dinero; ¿acaso cree que les importa su felicidad, como dicen los anuncios?
¿Continúa siendo cómplice o a qué se dedica ahora?
No, ahora me dedico a la veterinaria, trab ajamos por la salud de los animales domésticos empleando soluciones naturales.
¿Duerme mejor?
Definitivamente.

Ejemplos de timos alimentarios

1. Jamón a la carta
La fábrica recibe del matadero cajas de plástico repletas de jamones, bastante pequeños, que se someten a “una acelerada sesión de culturismo: una inyección intramuscular a presión que contiene polifosfatos, proteínas de sangre y gelificantes; azúcar, glutamato, aromas y humo líquido; ascorbato de sodio y nitrito”. Cada industrial tiene su propio cóctel que duplica el tamaño del producto, luego se retira corteza y piel, se mete el jamón en unos moldes para su cocción, se les añade alrededor una capa regular de la grasa antes retirada y, voilà, tendremos el jamón de corte perfecto, las lonchas homogéneas que compramos envasadas en el supermercado, las de calidad. Las de pizzas, san jacobos, etc., sufren un proceso mucho más contaminante, la llamada “mantequera”.
2. Queso azul
Otro de los ejemplos llamativos que recoge el libro ¡Cómo puedes comer eso! se refiere al queso azul de Auvernia o cualquier otro queso fundido. Receta: un 5% de queso de origen mezclado con agua, muchísima cantidad de agua, bloque de queso artificial(fabricado a base de leche termizada y extraída artificialmente), mantequilla, proteína láctea, nata, leche en polvo, fosfato trisódico, citrato de sodio y ácido cítrico. Y listo para untar. Si aún así el producto final resultara demasiado caro, el productor puede renunciar a la denominación oficial y, así, llegamos a ejemplos como el gratinado de queso cantal sin cantal o los raviolis con gruyer sin rastro de gruyer.
3. Té de Ceilán
Habían comprado una gran partida de té ecológico de Ceilán a muy buen precio, que por supuesto no venía de Ceilán, dato que nadie debía conocer. Eso no fue lo peor, sino que cuando sometieron las bolsitas a análisis, encontraron dosis de tiabendazol, pirimetanil, carbendazima y otros pesticidas. ¿Cómo era posible en un té ecológico, si el pesticida no cae del cielo? La clave, como suele suceder, estaba en el olor a limón: “Los aromas se producen normalmente a través de técnicas que concentran los contaminantes utilizados al mismo tiempo que las moléculas aromáticas, es decir, que las gotas de extracto natural estarán al tiempo atiborradas de pesticidas, fungicidas y moléculas de tratamiento del cultivo del limón”.
4. Miel que no es miel
Las asociaciones de consumidores han estudiado, y las autoridades consienten, que el 30% de la miel que se vende en los supermercados sea fraudulenta: está mezclada con azúcar cuando no es falsa al 100%. “El nivel de equipamiento y conocimiento científicos que los chinos emplean para producir miles de toneladas de miel es absolutamente increíble. En cierta ocasión tuve que visitar una factoría china exportadora de miel y juro que su laboratorio estaba mejor equipado que el del más avanzado de los hospitales que puedas imaginar. Una visión terrorífica”.
5. Caracoles de Borgoña
Los caracoles de Borgoña son criados en los alrededores de Chernóbil y pasados por una planta de “transformación” que se encuentra en Turquía. “Olí la fábrica mucho antes de verla”, escribe Brusset en el libro.
En un patio de hormigón se apilaban montañas de más de tres metros de altura de conchas de caracol vacías, rodeadas de diversos insectos y, en los restos del intestino, gusanos blancos que se retorcían. Cuando el sol calcinaba los desechos sólidos y pútridos, las lavaban con sosa cáustica, las rellenaban con el caracol cocido y las enviaban con destino a Francia, donde les añadían una pizca de mantequilla con perejil. Con ese toque final, la etiqueta se convertía en absolutamente legal.
6. Las guindillas
-¿Qué son estos granos?
-“No son granos, es caca. Tenemos 100 toneladas de guindilla troceada que almacenaron mal en el origen. Las ratas y los ratones se pusieron las botas. Además de varios cadáveres, hemos encontrado pelos y caca por todas partes.
En menos de una hora encontré una empresa poco mirada que trituraba las guindillas junto a todos aquellos restos podridos de roedor”. La operación de lavado no fue un caso aislado, se reciben con frecuencia lotes de especias procedentes de Turquía o de Egipto que contienen excrementos de pájaros; o lotes de pimienta de China o India con caca de roedores, colillas y desechos varios que, toda vez triturados, tratados y diluidos se ajustaban perfectamente a la normativa.
Visto en: http://www.elmundo.es/vida-sana

9 meses de embarazo en 4 minutos

Este video muestra en tan solo cuatro minutos cómo llegan los bebés al mundo: desde la concepción hasta el nacimiento. El video ofrece una visualización en 3D de la evolución de un feto en el útero de la madre.

Hace tan solo 20 años solo podríamos soñar con hacer este tipo de grabaciones, porque en aquellos tiempos la tecnología para tomar imagenes de ultrasonido dentro del útero simplemente no existía.