Una reflexión y un consejo

La imagen puede contener: texto
La imagen puede contener: texto

 Por las vías del Alma de Radio Hostafrancs y Luis Benagulu una reflexión y un un consejo
Cliquea enlace adjunto:

https://radiohostafrancs.cat/podcasts/luis-benagulu/

Anuncios

Azúcar igual de dañina que el Alcohol para nuestros hijos

¿Le darías a tu hijo un vaso de alcohol? La respuesta será, sin duda, no. Ningún padre le daría alcohol a un niño. Principalmente porque sabemos que es tóxico, causa graves daños al cuerpo y es adictivo.

Sin embargo, todos solemos dar dulces y llenar las comidas de nuestros hijos con azúcar, es posible que les estemos haciendo daño a nuestros hijos sin siquiera darnos cuenta.

Un estudio realizado en el Reino Unido, por el National Diet and Nutrition Survey, mostró que el azúcar que consumen los niños pequeños puede hacer tanto daño al hígado y al cerebro como el alcohol (https://www.gov.uk/government/collections/national-diet-and-nutrition-survey).

En este caso, el hígado metaboliza la fructosa, una de las moléculas de azúcar, de la misma manera que el alcohol, sobrecargando este órgano que tiene, entre otras funciones, la de eliminar las toxinas del cuerpo.

No es de extrañar, pues, que cada vez sea más frecuente que los niños padezcan problemas “adultos”, como la diabetes y las enfermedades hepáticas.

Azúcar igual de dañina que el Alcohol para nuestros hijos 1

Un estudio realizado en Italia evaluó a 271 participantes, con una edad media de 12,5 años, que tenían dietas azucaradas. La investigación encontró que el 37.6% de ellos tenían esteatohepatitis no alcohólica (EHNA), una enfermedad que puede causar daño irreversible, llevando a fibrosis y cirrosis.

Entre los principales villanos del exceso de azúcar se encuentran los alimentos procesados y la comida rápida como Mcdonalds, Burger King o KFC y como no los refrescos como Coca Cola. Es común que la industria llene los productos con azúcar, especialmente en artículos destinados a los niños. Además, es fácil enmascarar el azúcar en las etiquetas, ya que hay al menos 56 nombres diferentes para esta sustancia.

Productos como el yogur, los cereales y las galletas pueden contener una cantidad tan grande de azúcar que superan las necesidades diarias de un niño en una sola comida.

La fructosa, mencionada en los estudios, también existe en las frutas, pero no es dañina porque está acompañada de vitaminas y minerales esenciales para el cuerpo y se metaboliza de forma diferente.

Para colmo de males, el azúcar es altamente adictiva sobre todo para los pequeños, el subidón energético que proporciona ocasiona una dinamica similara a la de una droga dura como el opio o la cocaína.

Causa Ansiedad, tolerancia (cada vez necesitamos más) y síntomas de abstinencia, según varios informes científicos ha sido catalogada como una de las sustancia más adictivas existentes (https://www.elespectador.com/noticias/salud/que-tan-adictivo-es-el-azucar-articulo-710328).

Y esto no termina aquí la industria alimentaria se vale de esto, para agregar el azúcar a la comida y bebida de mil y un maneras con distintos camuflajes y nombres de forma tal de engancharnos, y así estamos hablando continuamente de epidemias de obesidad, de diabetes infantil y un sin numero de enfermedades, todo fácilmente evitable si no consumiésemos tanta azúcar.

Por lo tanto, tenga mucho cuidado con lo que pone en el plato de su hijo y tratemos de controlar un poco la cantidad de azúcar que les damos.

 

Visto en: https://ecocosas.com

Entrevista al Doctor Jorge Carvajal. Nos cuenta sus impresiones sobre la salud y las emociones.

Entrevista al Doctor Jorge Carvajal. Nos cuenta sus impresiones sobre la salud y las emociones.

    •  → ¿Que es la enfermedad?

      Es un maestro, una oportunidad para organizar una armonía superior en nuestra propia vida, a nivel físico, emocional, mental y espiritual.

 

  •  → ¿Qué enferma primero, el cuerpo o el alma?

    El alma no puede enfermar, porque es lo que hay perfecto en ti, el alma evoluciona, aprende.
    En realidad, buena parte de las enfermedades son todo lo contrario: son la resistencia del cuerpo emocional y mental al alma.
    Cuando nuestra personalidad se resiste al designio del alma es cuando enfermamos.

  • → ¿Hay emociones perjudiciales para la salud? ¿Cuáles son las que más nos perjudican?

    Un 70 por ciento de las enfermedades del ser humano vienen del campo de conciencia emocional. Las enfermedades muchas veces proceden de emociones no procesadas, no expresadas, reprimidas.

    El temor, que es la ausencia de amor, es la gran enfermedad, el común denominador de buena parte de las enfermedades que hoy tenemos. Cuando el temor se queda congelado afecta al riñón, a las glándulas suprarrenales, a los huesos, a la energía vital, y puede convertirse en pánico.

  • → ¿Nos hacemos los fuertes y descuidamos nuestra salud?

    De héroes están llenos los cementerios. Te tienes que cuidar.

    Tienes tus límites, no vayas más allá. Tienes que reconocer cuáles son tus límites y superarlos porque si no los reconoces, vas a destruir tu cuerpo.

  • → ¿Cómo nos afecta la ira?

    La ira es santa, es sagrada, es una emoción positiva porque te lleva a la autoafirmación, a la búsqueda de tu territorio, a defender lo que es tuyo, lo que es justo. Pero cuando la ira se vuelve irritabilidad, agresividad, resentimiento, odio, se vuelve contra ti, y afecta al hígado, la digestión, el sistema inmunológico…

  • → ¿La alegría por el contrario nos ayuda a estar sanos?

    La alegría es la más bella de las emociones porque es la emoción de la inocencia, del corazón, y es la más sanadora de todas, porque no es contraria a ninguna otra. Un poquito de tristeza con alegría escribe poemas. La alegría con miedo nos lleva a contextualizar el miedo y a no darle tanta importancia.

  • → ¿La alegría suaviza el ánimo?

    Sí, la alegría suaviza todas las otras emociones porque nos permite procesarlas desde la inocencia. La alegría pone al resto de las emociones en contacto con el corazón y les da un sentido ascendente. Las canaliza para que lleguen al mundo de la mente.

    • → ¿Y la tristeza?

      La tristeza es un sentimiento que puede llevarte a la depresión cuando te envuelves en ella y no la expresas, pero también puede ayudarte. La tristeza te lleva a contactar contigo mismo y a restaurar el control interno. Todas las emociones negativas tienen su propio aspecto positivo, las hacemos
      negativas cuando las reprimimos.

 

    • → ¿Es mejor aceptar esas emociones que consideramos negativas como parte de unos mismo?

      Como parte para transformarlas, es decir, cuando se aceptan fluyen, y ya no se estancan, y se pueden transmutar. Tenemos que canalizarlas para que lleguen desde el corazón hasta la cabeza.
      ¡Qué difícil!

      Sí, es muy difícil. Realmente las emociones básicas son el amor y el temor (que es ausencia de amor), así que todo lo que existe es amor, por exceso o defecto. Constructivo o destructivo. Porque también existe el amor que se aferra, el amor que sobreprotege, el amor tóxico, destructivo.

 

    • → ¿Cómo prevenir la enfermedad?

      Somos creadores, así que yo creo que la mejor forma es creando salud. Y si creamos salud no tendremos ni que prevenir la enfermedad ni que atacarla, porque seremos salud.

 

    • → ¿Y si aparece la enfermedad?

      Pues tendremos que aceptarla porque somos humanos. También enfermó Krishnamurti de un cáncer de páncreas y no era nadie que llevara una vida desordenada.
      Mucha gente muy valiosa espiritualmente ha enfermado. Debemos explicarlo para aquellos que creen que enfermar es fracasar. El fracaso y el éxito son dos maestros, pero nada más. Y cuando tú eres el aprendiz, tienes que aceptar e incorporar la lección de la enfermedad en tu vida.
      Cada vez más personas sufren ansiedad…

      La ansiedad es un sentimiento de vacío, que a veces se vuelve un hueco en el estómago, una sensación de falta de aire…
      Es un vacío existencial que surge cuando buscamos fuera en lugar de buscar dentro. Surge cuando buscamos en los acontecimientos externos, cuando buscamos muletas, apoyos externos, cuando no tenemos la solidez de la búsqueda interior. Si no aceptamos la soledad y no nos convertimos en nuestra propia compañía, vamos a experimentar ese vacío y vamos a intentar llenarlo con cosas y posesiones.

      Pero como no se puede llenar con cosas, cada vez el vacío aumenta.

 

    • → ¿Y qué podemos hacer para liberarnos de esa angustia?

      La angustia no se puede pasar comiendo chocolate, o con más calorías, o buscando un príncipe azul afuera.

      La angustia se pasa cuando entras en tu interior, te aceptas como eres y te reconcilias contigo mismo. La angustia viene de que no somos lo que queremos ser, pero tampoco lo que somos, entonces estamos en el “debería ser”, y no somos ni lo uno ni lo otro. El estrés es otro de los males de nuestra época…

      El estrés viene de la competitividad, de que quiero ser perfecto, quiero ser mejor, de que quiero dar una nota que no es la mía, de que quiero imitar.

      Y realmente sólo se puede competir cuando decides ser tu propia competencia, es decir, cuando quieres ser único, original, auténtico, no una fotocopia de nadie.

      El estrés destructivo perjudica el sistema inmunológico.

      Pero un buen estrés es una maravilla, porque te permite estar alerta y despierto en las crisis, y poder aprovecharlas como una oportunidad para emerger a un nuevo nivel de conciencia.

 

  • → ¿Qué nos recomendaría para sentirnos mejor con nosotros mismos?

    La soledad. Estar con uno mismo cada día es maravilloso. Estar 20 minutos con uno mismo es el comienzo de la meditación; es tender un puente hacia la verdadera salud; es acceder al altar interior, al ser interior.

    Mi recomendación es que la gente ponga su despertador 20 minutos antes para no robarle tiempo a sus ocupaciones. Si dedicas, no el tiempo que te sobra, sino esos primeros minutos de la mañana, cuando estás fresco y descansado, a meditar, esa pausa te va a recargar, porque en la pausa habita el potencial del alma.

 

    • → ¿Qué es para usted la felicidad?

      Es la esencia de la vida. Es el sentido mismo de la vida, encarnamos para ser felices, no para otra cosa. Pero la felicidad no es placer, es integridad.

      Cuando todos los sentidos se consagran al ser, podemos ser felices. Somos felices cuando creemos en nosotros, cuando confiamos en nosotros, cuando nos encomendamos transpersonalmente a un nivel que trasciende el pequeño yo o el pequeño ego. Somos felices cuando tenemos un sentido que va más allá de la vida cotidiana, cuando no aplazamos la vida, cuando no nos desplazamos a nosotros mismos, cuando estamos en paz y a salvo con la vida y con nuestra conciencia.
      Vivir el Presente.

 

    • → ¿Es importante vivir en el presente? ¿Cómo lograrlo?

      Dejamos ir el pasado y no hipotecamos la vida a las expectativas de futuro cuando nos volcamos en el ser y no en el tener. Yo me digo que la felicidad tiene que ver con la realización, y ésta con la capacidad de habitar la realidad.Y vivir en realidad es salir del mundo de la confusión.

 

    • → ¿Tan confundidos estamos, en su opinión?

      Tenemos tres ilusiones enormes que nos confunden. Primero creemos que somos un cuerpo y no un alma, cuando el cuerpo es el instrumento de la vida y se acaba con la muerte. Segundo, creemos que el sentido de la vida es el placer; pero a más placer no hay más felicidad, sino más dependencia. Placer y felicidad no es lo mismo. Hay que consagrar el placer a la vida y no la vida al placer. La tercera ilusión es el poder; creemos tener el poder infinito de vivir.

 

    • → ¿Y qué necesitamos realmente para vivir?, ¿acaso el amor?

      El amor, tan traído y tan llevado, y tan calumniado, es una fuerza renovadora.

      El amor es magnífico porque crea cohesión. En el amor todo está vivo, como un río que se renueva a sí mismo. En el amor siempre uno puede renovarse, porque todo lo ordena.
      En el amor no hay usurpación, no hay desplazamiento, no hay miedo, no hay resentimiento, porque cuando tú te ordenas porque vives el amor, cada cosa ocupa su lugar, y entonces se restaura la armonía. Ahora, desde la perspectiva humana, lo asimilamos con la debilidad, pero el amor no es débil.
      Nos debilita cuando entendemos que alguien a quien amamos no nos ama…
      Hay una gran confusión en nuestra cultura. Creemos que sufrimos por amor, que nuestras catástrofes son por amor… pero no es por amor, es por
      enamoramiento, que es una variedad del apego.

      Eso que llamamos habitualmente amor es una droga. Igual que se depende de la cocaína, la marihuana o la morfina, también se depende del enamoramiento.

      Es una muleta para apoyarse, en vez de llevar a alguien en mi corazón para liberarlo y liberarme. El verdadero amor tiene una esencia fundamental que es la libertad, y siempre conduce a la libertad. Pero a veces nos sentimos atados a un amor… Si el amor conduce a la dependencia es eros. Eros es un fósforo, y cuando lo enciendes se te consume rápidamente, en dos minutos ya te quemas el dedo. Hay muchos amores que son así, pura chispa. Aunque esa chispa puede servir para encender el leño del verdadero amor.
      Cuando el leño está encendido produce el fuego, Ese es el amor impersonal, que produce luz y calor.

 

  • → ¿Puede darnos algún consejo para alcanzar el amor verdadero?

    Solamente la verdad. Confía en la verdad; no tienes que ser como la princesa de los sueños del otro, no tienes que ser ni más ni menos de lo que eres.
    Tienes un derecho sagrado, que es el derecho a equivocarte; tienes otro, que es el derecho a perdonar, porque el error es tu maestro.
    Ámate, sincérate y considérate.. Si tú no te quieres, no vas a encontrar a nadie que te pueda querer. El amor produce amor.

    Si te amas, vas a encontrar el amor. Si no, vacío. Pero nunca busques una migaja; eso es indigno de ti.
    La clave entonces es amarse a sí mismo…Y al prójimo como a ti mismo. Si no te amas a ti, no amas a Dios, ni a tu hijo, porque te estás apegando, estás condicionando al otro.
    Acéptate como eres; lo que no aceptamos no lo podemos transformar, y la vida es una corriente de transformación permanente.

Visto en: https://www.vivosano.org/entrevista-al-dr-carvajal-emociones-salud/

Película recomendada: la doctora de Brest

Narra la historia real de la doctora Irène Frachon (Sidse Babett Knudsen), la mujer que en 2010 se atrevió a plantarle cara a la industria sanitaria y farmacéutica francesa, cuando se destapó el escándalo mediático en torno a la comercialización de un controvertido medicamento cuyos efectos secundarios provocaron la muerte de cientos de personas.

Adicción al azucar

Resultado de imagen de adiccion azucar ciclo perpetuo

Cuando la glucosa alcanza el torrente sanguíneo, sentimos una explosión de energía, rápida pero fugaz  ya que esta da paso a la depresión en cuanto comienza a bajar sus niveles en sangre.

Notamos de inmediato una pesadez que nos impide realizar una actividad física o psíquica, nos sentimos cansados y apagados.

Si nos rendimos y seguimos tomando azúcar, no bien termina una crisis empieza otra.

Los resultados finales de las crisis acumulativas, generadas a lo largo de nuestra vida, son unas glándulas adrenales enfermas, agotadas por un estrés cíclico y constante. La alteración funcional del sistema endocrino,desequilibrado, se refleja en todo el circuito endocrino.

Muy pronto el cerebro puede encontrarse en dificultades para distinguir la necesidad real de la irreal; estamos expuestos a volvernos ansiosos. Cuando el estrés se interpone en el proceso, nos desmoronamos porque no tenemos ya un sistema endocrino en condiciones para enfrentase a cualquier contingencia.

Fuente: https://www.cuerpomente.com/alimentacion/nutricion/desenganchate-azucar-salud_1829

Impacto de las emociones en el cuerpo

Resultado de imagen de cuerpo y emociones
A nivel cerebral, la amígdala y el hipocampo, dos estructuras que forman parte del sistema límbico, se encargan de almacenar y gestionar las emociones. Sin embargo, el cuerpo también se aferra a las emociones del pasado.
Cada sentimiento o emoción que experimentamos se traduce en un péptido que se libera en algún lugar de nuestro organismo. Nuestros órganos, tejidos, piel, músculos y glándulas endocrinas tienen receptores peptídicos, por lo que podrían acceder y almacenar esa información emocional. Esto significa que la memoria emocional se almacena en diferentes partes del cuerpo, no solo en el cerebro.
Las emociones no expresadas no desaparecen sino que se alojan, literalmente, en el cuerpo, mientras que las emociones que se expresan se reflejan en el cuerpo pero no se quedan estancadas sino que fluyen y desaparecen o se integran armoniosamente sin causar daño.
Un estudio muy interesante realizado en la Universidad de Aalto reveló cómo experimentamos las emociones en el cuerpo. Lo curioso fue que, independientemente de las influencias culturales, todos los participantes coincidieron en el mapa de la sensación corporal para las emociones básicas y complejas, desde el amor hasta la vergüenza.
Fuente: https://www.rinconpsicologia.com/

El veneno nuestro de cada día

Según un informe de la Sociedad Apícola del Uruguay presentado ante la Comisión de Salud del Poder Legislativo, “prácticamente todos los alimentos que ingiere la población con una dieta occidental contienen residuos de glifosato (miel, carnes de aves y mamíferos, lácteos, cervezas, vinos, alimentos derivados de los cultivos tratados con glifosato, etc.)“. Y agrega que esta contaminación ha llegado incluso a los “alimentos orgánicos“.

El informe destaca que “a pesar de las advertencias realizadas por las gremiales de apicultores y otras organizaciones sociales, el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) ha actuado en forma omisa y negligente en cuanto a la habilitación de registros de agrotóxicos“. Además informa que desde el MGAP se ha autorizado el uso de mezclas de herbicidas con insecticidas y fungicidas, pero que las agencias reguladoras, por el momento, no han requerido evaluaciones toxicológicos adicionales para cuantificar posibles efectos aditivos o sinérgicos de tales mezclas.

En este sentido, hay malestar por parte de la sociedad apícola porque “no se entiende cómo en nuestro país no existe una estrategia preventiva de los eventuales daños a la salud humana y no se visualice hasta dónde nuestro territorio puede soportar la carga de agroquímicos sin dañar inexorablemente la salud humana y ambiental“. Solo en los cultivos de soja se utilizan los herbicidas glifosato y atrazina, los insecticidas endosulfán, clorpirifós, cipermetrina e imidacloprid, y los funguicidas tiram y carbendazim.

La ausencia de políticas que prevengan la contaminación de los alimentos y una investigación sobre la forma en que ocurre el fenómeno, impide a los apicultores determinar la vía en que el glifosato termina en la miel. Hace un año se registraron casos de muerte de colmenas en Canelones, y en algunos se verificó la presencia en viñedos contiguos de fipronil, un hormiguicida especialmente nocivo para las abejas.

Riesgos toxicológicos en humanos

Se advierte también que las categorizaciones toxicológicas en los registro de agroquímicos son insuficiente cuando se busca informar a la población, ya que la clasificación se realiza principalmente en base a la toxicidad que se genera en estudios con animales. De esta manera se desconocen los riesgos toxicológicos en humanos en forma aguda, sub aguda y crónica, específicos de cada droga y de la modalidad de exposición. “Esto es omisión. Y no se advierte a la población sobre los riesgos a los que se expone“, asevera el informe de la Sociedad Apícola del Uruguay.

Por último, se señala que en 2014 Uruguay importó 14.749.808 kilos (casi 15.000 toneladas) de glifosato principio activo, y que los residuos generados por éste en los alimentos no se remueven por lavado ni se destruyen por cocción. Además, pueden permanecer estables por un año o más, aun si los alimentos son congelados, desecados o procesados. Informe internacionales indican que la exposición a bajas concentraciones de glifosato durante mucho tiempo provoca efectos como disminución del peso del cuerpo, mayor incidencia de cataratas y degeneración del cristalino y problemas hepáticos y renales. Una intoxicación aguda puede acarrear irritaciones dérmicas y oculares, náuseas y mareos, edema pulmonar, descenso de la presión sanguínea, reacciones alérgicas, dolor abdominal y/o pérdida masiva de líquido gastrointestinal.

El informe surgió después de que, en septiembre de 2016, se detectara en Alemania que las mieles exportadas desde Uruguay contenían residuos de glifosato por encima de las 50 partes por billón (ppb), límite permitido en aquel país. Eso repercutió en el sector, dado que la mayor parte de la miel uruguaya va a Estados Unidos y Europa, particularmente Alemania, que es el gran comprador de miel a nivel mundial. El mercado alemán significaba el 90% de las exportaciones de miel; ahora sólo representa el 15%.

Para Raúl Mastandrea, vocero de la Sociedad de Apicultores de Uruguay y docente del curso de apicultura, el sector está en un período crítico. “Hace tiempo que viene bajando la productividad y está bajando el número de apicultores. Además nos estamos quedando sin abejas y hay un problema de salud pública muy serio“, aseguró. Por este motivo, el vocero indicó que desde la gremial “se le exigen medidas al MGAP para controlar la contaminación con glifosato de la miel producida“.

Con el advenimiento de la siembra directa hemos tenido un descenso de la producción. En el año 2000 se producía entre 30 y 50 kg de miel por colmena; ahora son unos 20 kg“, explicó. Los motivos que identificó son el monocultivo y el uso de plaguicidas y herbicidas, que obliga a los apicultores a mover sus colmenas. El vocero de la Sociedad de Apicultores describió el caso de Soriano: “Hasta la llegada de la soja se producía el 60% de la producción de miel del país y el departamento concentraba el 50% de los productores; pero ahora muchos de los apicultores ha empezado a mover sus colmenas del sur al norte, eso genera gastos adicionales y que las abejas se estresen, lo que hace que se enfermen más rápido“.

Mastandrea sostuvo que hasta el año pasado había unos 3400 apicultores, y que llegaron a ser 5000. Por otra parte,explicó que la apicultura enfrenta dos problemas: uno es el avance de los cultivos, que hace que muchos productores a los que se le mueren las abejas dejen la actividad; el otro es la dificultad del recambio generacional. También dijo que bajó la cantidad de apicultores pero sigue habiendo la misma cantidad de colmenas, “el que deja la actividad vende al que tiene más, entonces tenemos menor cantidad de productores con mayor cantidad de colmenas, que son los que pueden sostenerse“, afirmó. Actualmente en Uruguay hay unas 550.000 colmenas.

El vocero dijo que no se busca que se deje producir soja, sino que “hay que buscar la forma de minimizar los efectos nocivos y aumentar la productividad, darle el lugar que tiene a cada producción y la importancia que tiene para la economía“. Y afirmó que la apicultura es muy importante porque se considera que por cada dólar de miel producido, la abeja indirectamente ayuda a producir diez. “Las abejas son responsables de la reproducción del 80% de las cosas que nosotros consumimos, si no hay polinizadores no hay frutas“, sostuvo.

El docente manifestó que el MGAP se encuentra investigando las vías de ingreso por la cual la abeja se contamina, pero que todavía no se tiene una respuesta. Pero a nosotros “no nos importa de dónde ingresa, el tema es que ingresa. Todavía no está muy claro, es muy probable que entre por el agua, o que caiga del aire y que la abeja lo lleve“, sostuvo.

Aparentes episodios de colapsos de colonias -cuando las abejas abandonan las colmenas y desaparecen- denunciados por productores de Canelones, fueron estudiados por el Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable. Tales fenómenos, cuyas causas aun no han sido establecidas, afectan gravemente la producción de miel en Estados Unidos, pero en Uruguay aun no hay elementos como para confirmar su existencia. Colapso de las colmenas en Uruguay no hay, sí hay pérdida de colmenas”, advirtió la bióloga Karina Antúnez a El País. Sin embargo aventuró una hipótesis. “Los agrotóxicos, los monocultivos, los pesticidas, ya están debilitando las colmenas, eso es seguro”.

Los especialistas no están en condiciones de determinar de qué manera afecta a las abejas la polinización de soja transgénica, pero estaría confirmado que en grandes plantaciones de una sola especie (eucalipto o soja) la abeja se ve afectada en su sistema inmune porque ingiere un único polen. Sí se sabe que los pesticidas las afectan directamente, en particular cuando se rocía un monte en zonas bajas.

Ustedes tienen que dejar de envenenar”

Mastandrea reveló que por parte del Estado se le sugirió a los apicultores que se trasladen a zonas del país donde el uso de agrotóxicos es menor (en las costas, las sierras y en algunas tierras ganaderas). Pero explicó que los miembros de la gremial se niegan a moverse porque el traslado requiere un gasto económico que no pueden costear, y además genera un desequilibrio en la variabilidad botánica del lugar: “A mí me han dicho muchas veces, ‘ustedes se tienen que ir’, pero yo digo ‘no, ustedes tienen que dejar de envenenar’’’, manifestó.

“Una de las principales desventajas del negocio de la miel es que el producto es un commodity, lo que significa que no es posible fijar precios. Tampoco es posible exportar miel con valor agregado porque en Europa no la aceptan. Esto hace que el productor se enfrente a un “grave problema”, porque si quiere envasar la miel en Uruguay y venderla en otros países se va a encontrar con costos muy altos y competencia de las grandes cadenas“, indicó Mastandrea

En la Comisión Honoraria de Desarrollo Apícola, creada por la ley 17.115 en junio de 1999, se designó recientemente una nueva integración directiva, lo que supone un poco de esperanza. según el vocero de la Sociedad Apícola. Desde principios de agosto la Comisión está presidida por el ingeniero Julio Pintos (ex intendente de Paysandú) que, según Mastandrea, “es un hombre con mucha experiencia porque fue productor apícolaPor esta razón, desde la Sociedad Apícola se “tiene fe” en la gestión de Pintos, porque se puede ver que “está sinceramente preocupado por la situación”.

Por otra parte, cuando se le consultó sobre si se ha planteado la idea de regular la utilización de glifosato en las plantaciones, centrado principalmente en las de soja, Mastandrea aseguró lo siguiente: “La producción de soja es casi de tres mil millones de dólares, nosotros con suerte vendemos cuarenta millones de dólares. Desde el punto de vista del Estado y el Ministerio de Economía, no hay dudas de qué es lo más importante. Nosotros decimos que no se puede matar a la gallina de los huevos de oro, porque el día que tengamos un problema de quiebre del biosistema y en el balance ecológico, ya está, no hay vuelta atrás”.

El docente afirmó también que la Asociación no está en contra de la producción de soja, sino que su objetivo es que se minimicen los efectos nocivos del uso del glifosato. Dijo que hay lugares en Europa en los que ya se avanzó respecto a este tema, “en algunas zonas de Italia el uso de agrotóxicos está prohibido, al igual que en Francia. Australia también comenzó a regular la utilización de los agrotóxicos”.

Luciano Costabel / Rodrigo Guerra

Visto en: http://sdr.liccom.edu.uy/2017/08/29/presencia-de-glifosato-en-miel-carnes-lacteos-cervezas-vinos-2/