Zulema Llegó a los 100 Años

Zulema nos contó parte de su historia con la idea que la conozcan en la región, que los casildenses se enteren que en Pujato había una abuela que había cumplido 100 años y aparentaba 70 (o tal vez menos)… Ella quería que la mayoría de las personas se enteren que la edad no es un impedimento para cumplir sueños… Que todo se logra si nos lo proponemos y fundamentalmente la importancia de saber encontrar la Felicidad en las cosas simples de la vida, en los pequeños gestos de todos los días. Ese era el mensaje que Zulema Rafaldi con 100 años quiso compartir a través de su historia de vida, sin pensar que llegaría a más de 6 millones de personas en menos de una semana, logrando unos 10.000 comentarios en las redes sociales, sumando unos 45.000 likes, y siendo su historia compartida más de 100 mil veces. Así, desde distintas provincias buscaban el número telefónico de la casa de Zulema y se iban comunicando, cientos de personas, algunos familiares lejanos, otras simplemente personas que se identificaron con su historia y quisieron darle ese “gracias”, en un llamado telefónico.

Su historia llegó muy lejos, en cada rincón del planeta alguien escuchó la voz autorizada de Zulema que con sus 100 años tiene entidad para decir todo lo que piensa, sin vueltas, sin complicaciones… Zulema habló del país en estos cien años, de militares y de democracia. De hambre, trabajo, sacrificio… de sueños e ilusiones… de lucha, de amor.

Zulema contó también acerca de un momento muy duro de su vida cuando la “tiraron a la calle”. Y siempre mantiene durante todo su relato una sonrisa que nace desde su alma, una sonrisa tan grande que no deja ver aquellas heridas que cicatrizaron a fuerza de lágrimas. Para Zulema la vida no fue nada fácil… pero hoy, con sus ya cien años encima, nos muestra un claro mensaje… si se quiere se puede!!! “Siempre ustedes que son jóvenes no dejen de dar una mano al que puedan, aunque después le den una “patada” como me la han dado a mí… Yo agradezco a Dios que me regala esta vejez. Me hice muy amiga de la soledad y no le tengo miedo a la muerte. Los jóvenes de hoy… pobrecitos… lo único que tienen que hacer es estudiar. Este tipo de políticas no quieren a la gente inteligente. El arma más fuerte que hasta los propios militares le tienen miedo es el chico con el libro debajo del brazo.” Afirmaba Zulema en su relato a día7.

Anuncios