Jerry Mander: La Televisión la mejor Herramienta para el Control Mental, Apaga la TV

“Jerry Mander es una de las voces críticas más destacadas de cuantas se alzan actualmente contra la globalización económica y tecnológica cuya cara oculta se esfuerza por poner manifiesto. Su pedagógica visión adquiere un interés y un valor adicional si se tiene en cuenta que es la de alguien que ha triunfado trabajando por y desde el “sistema”: no sólo es economista sino que, inicialmente, en su pasada actividad laboral, demostró ser un destacado profesional en el campo de la publicidad.

Su paso “al otro lado” fue paulatino: siendo presidente y copropietario de una destacada agencia de publicidad, no dudó en disolver su negocio para crear la primera agencia de publicidad y relaciones públicas sin ánimo de lucro; posteriormente, en 1977, publicaría su primer libro,  “Cuatro buenas razones para eliminar la televisión”, en el que defiende su pionera y atrevida posición: la necesidad de erradicar totalmente la televisión de nuestras vidas.

La Televisión es la herramienta más potente que tiene el Sistema para someternos a través del Control Mental.

Un control que es inoculado en nuestras mentes desde la infancia y que nosotros mismos vamos alimentando y ayudando a crecer sin ser conscientes de ello.
Y éste es el gran problema, que no somos conscientes que estamos siendo controlados y manipulados por los dueños del mundo, nos creemos libres para ser felices.

Somos unos ilusos, toda la percepción de la realidad que nos rodea está intoxicada y sesgada por nosotros mismos, interiorizamos el control y convive con nuestros pensamientos más osados…. por ello … siempre pensamos que no podemos alcanzar algo, nos desilusionamos y nunca terminamos los ciclos de acción necesarios para conseguirlo.”

Anuncios

Diez mil millones

Si alguien nos dijera que el 3 de junio de 2080 un meteorito va a chocar contra La Tierray que se prevé que su impacto acabe con el 70% de la vida del planeta o que su choque implicará el fin de esta civilización tal y como la conocemos, estoy convencido que darías por hecho una movilización planetaria sin precedentes que aunara los recursos de universidades, gobiernos, industria, etc. con el fin de acabar con esa amenaza. Estaríamos preocupados, pero solo más o menos, ya que todo el mundo se pondría manos a la obra para afrontar y eliminar la amenaza. Pues bien, la situación no es cierta (al menos que se sepa) pero las consecuencias de las que hablo sí, y bastante. Sin asteroide, tranquilo. En este caso, la amenaza somos nosotros mismos, el Ser Humano, su crecimiento y la sobrepoblación del planeta en su actual contexto. Lo más preocupante es que, a pesar de conocerse la amenaza, nadie hasta ahora se ha planteado solución alguna… y peor aún, que tampoco se prevé que nadie tome cartas en el asunto a corto o medio plazo. Y para el largo plazo, suponiendo que alguien se tomara en serio este silencioso ultimátum, la cosa pinta irremediable.

Visto en: http://juanrevenga.com/2016/01/diez-mil-millones-ve-este-documental-y-luego-mira-a-tus-hijos-a-los-ojos/

Documental: SIDA, La Duda

No está demostrado científicamente que sea un virus contagioso el causante del sida según miles de científicos del mundo, y en este documental, muy censurado, que en España no llegó a emitirse por presiones de la industria farmacéutica, colaboran varios de estos científicos, incluso Kary Mullis (Nobel de química en el 93) o Peter Duesberg, etc… y vale la pena para comprender la que seguramente es la verdadera realidad de todo ésto llamado sida.

La historia de Dios con Morgan Freeman Episodio 1 (más allá de la muerte)

En el primer capitulo de la serie, Morgan describe lo que para muchos creyentes de diversas religiones es el significado de la muerte, que hay mas alla, la concepción de que el alma trasciende a otro estado fuera de lo terrenal, las diversas ideas y confrontaciones que existen entre las religiones y sus puntos en común, la luz que se ve cuando estamos proximos a morir, la seguridad que tenemos de encontrarnos con nuestros seres queridos en otra dimension.

A pesar de las arrugas, nos seguiremos buscando con la mirada

A pesar de las arrugas, nos seguiremos buscando con la miradaTener la piel surcada por arrugas no es el final ni aún menos la derrota de la juventud, sino el símbolo de una vida vivida. Si durante esa aventura contamos además con un compañero del alma, ese viaje merecerá la pena. Porque hay amores que a pesar de las arrugas se siguen buscando con la mirada y porque, aunque no lo creamos, hay pasiones que duran para siempre.

Los expertos en relaciones de pareja nos explican que el secreto de estos “amores imperecederos”, estarían sustentados por tres componentes clave: el compromiso, el deseo sexual y ese apego saludable donde hay una clara necesidad por compartir cosas, experiencias y un proyecto en común. Todo ello hace que no importe demasiado el paso del tiempo, siempre y cuando tengamos a esa persona a nuestro lado.

La vida y el tiempo nos dejan arrugas en la piel, es algo inevitable, pero si no la vivimos con amor, con pasión e intensidad, se nos arrugará el alma.

Helen Fisher, en su libro “Por qué amamos, naturaleza y química del amor romántico” nos comenta que el amor es como una tarta de chocolate. No basta con conocer sus ingredientes, hay que probarlo para saber si nos va a gustar o no. Una relación requiere por encima de todo que dos personas “se lancen” al vacío para iniciar ese proyecto, y aunque las estadísticas nos dicen que casi en el 50% de los casos puede fracasar, en ocasiones, ese amor se vuelve eterno…

pareja mayor con arrugas beso

Cuando las arrugas nos sorprenden sintiendo aún la misma pasión

Para algunos la imagen de la ancianidad y la pasión, la de la llegada de la madurez avanzada junto al mismo amor de juventud, les puede parecer poco más que un imposible. Sin embargo, son muchas las parejas que llegan a esa etapa de la mano, y no por costumbre u obligación. Sus corazones siguen encendiéndose, a pesar de las arrugas, de las dificultades y las rutinas.

Un aspecto que nos parece interesante y que abordan diferentes estudios, como el publicado en el “Harvard medical school“, es que el amor romántico suele ser esencial para que una pareja mantenga una relación duradera. Ahora bien, este tipo de amor tendría unas características muy particulares y algo alejadas de clásica concepción del romanticismo más puro.

  • En una relación duradera existe una necesidad emocional de estar junto al ser amado. A través de resonancias magnéticas ha podido comprobarse que las parejas más estables y enamoradas presentan una mayor activación de ciertas estructuras pertenecientes a nuestro cerebro “más primitivo”.
  • El amor apasionado puede pasar a una fase más relajada en la que se refuerza la complicidad. Una etapa donde siempre existe el placer de la intimidad y ese apego del uno por el otro basado en el respeto y la reciprocidad.
  • Las parejas que llegan a la ancianidad y a las arrugas con el mismo cariño, creen en su amor. Es mas, “creen en el amor romántico” y lo practican a través de los detalles, de la atención y el cuidado mutuo.

La psicología de los amores que perduran en el tiempo

Todos nosotros conocemos a alguna pareja anciana que nos llena de admiración y que, de algún modo, nos permite confiar en que verdaderamente existen esos amores que perduran en el tiempo. Que son eternos, que son auténticos…

La belleza siempre se arruga, pero el amor, como los buenos perfumes se contienen en el corazón de quienes se siguen mirando con la juventud y el cariño de antaño…

La psicología, la antropología y la ciencia en general se han interesado desde siempre en conocer qué componentes son los que edifican este tipo de relaciones que no solo son duraderas, sino también felices. En el 2012, Universidad Stony Brook de Nueva York, se llevó a cabo un interesante estudiodonde se definieron una serie de claves muy interesantes que te revelamos a continuación.

pareja mayor bailando

Los secretos de las parejas que logran mantener vivo el amor cada día

Ya sabemos que los tres ingredientes que alimentan las relaciones más exitosas son el compromiso, el deseo sexual y el apego saludable o enriquecedor. Ahora bien, a estos tres pilares se le suman una serie de dinámicas imprescindibles que propician aún más dichas dimensiones.

  • Las parejas más felices siempre intentan hacer cosas nuevas juntos: una forma de evitar caer en la rutina, es permitirnos experimentar, aprender el uno del otro, propiciar nuevas situaciones para así alimentar aún más la “chispa de la atracción”.
  • Respetan la independencia y el crecimiento personal de la pareja. Así es, las relaciones más estables y felices son aquellas donde se respetan los espacios personales y, a su vez, se propicia y se respeta que cada uno disponga también de sus aficiones, intereses y amistades.
  • La pasión por la vida se transmite a la propia relación. Esta idea no sería más que la eterna y saludable concepción de que uno necesita ser feliz consigo mismo y un apasionado de la propia vida, para que ese bienestar propio beneficie también a la pareja.
  • La relación  de pareja es un viaje de descubrimiento continuo, nunca una carga ni una obligación. Esta es sin duda “la piedra filosofal” de toda relación. El comprender que vamos a pasar por momentos felices pero también por dificultades y que todo va a merecer la pena.

Hacer pareja es saber ser un equipo dispuesto a emprender retos, para ir siempre de la mano ante los múltiples amaneceres que tenemos por delante. Porque, al fin y al cabo, nos envejece más la cobardía que el tiempo y el alma solo necesita la valentía de un buen compañero de viaje que nos acompañe también en cada amanecer…

Visto en: https://lamenteesmaravillosa.com/pesar-arrugas-nos-seguiremos-buscando/?utm_medium=post&utm_source=website&utm_campaign=popular

Sobre las estrechas relaciones entre algunos científicos y las Corporaciones: entrevista a la periodista Carey Gillam

 Imagen: personalliberty.com

Durante casi 30 años Carey Gillam ha trabajado como reportera en el área de economía relacionada con las Corporaciones estadounidenses, los últimos 17 de los cuales lo ha hecho en la Agencia de Noticias Reuters, donde se especializó en escribir sobre alimentación y agricultura. En ese terreno se ganó cierta reputación por su escepticismo hacia los cultivos transgénicos ( organismos modificados genéticamente, OGM) y los pesticidas asociados a los mismos. Esta labor le ha llevado a recorrer todo el país, visitando a agricultores y ganaderos, laboratorios de alta tecnología y las oficinas de algunas de las Corporaciones Agroindustriales mayores del mundo.

Pero en los últimos años, el trabajo de Gillam ha resultado muy polémico a los ojos de algunos. Actuando a través de las redes sociales, por canales a veces un tanto turbios, estos críticos se han fijado en Gillam, junto con aquellos otros que tienen sus dudas sobre los alimentos transgénicos, los productos químicos que se utilizan en ellos y las Empresas que los comercializan. A medida que han aumentado los esfuerzos para que se etiqueten los transgénicos y que este asunto haya llegado al Senado de Estados Unidos, los ataques se intensificaron.

Recientemente dejó su empleo en la Agencia Reuters, pasando a desarrollar la labor de Directora de Investigación de la organización estadounidense Derecho a Saber, una pequeña organización sin ánimo de lucro financiada en buena parte por la Asociación de Consumidores de Productos Ecológicos, cuya misión es la de “conocer la verdad y actuar con transparencia” sobre la política alimentaria y la información que llega al consumidor. En el último año, Derecho a Saber ha presentado campañas en los medios de comunicación, ha solicitado información según la Ley de Libertad de Información para conocer las relaciones de algunos científicos aparentemente independientes con la Industria Biotecnológica. Artículos de Derecho a Saber han aparecido en The New York Times, en el Boston Globe y en Blomberg. En el mes de marzo, la Radio Pública de Chicago difundió unos documentos de Derecho a Saber sobre el profesor Bruce Chassy de la Universidad de Illinois, que no ha revelado el dinero que ha recibido de Monsanto.

En su casa de Kansas entrevisté a Gillam sobre estos temas, así como la creciente presión que está ejerciendo Monsanto en los últimos años. Esta en nuestra conversación, resumida.

Paul Thacker (PT).- Usted ha estado escribiendo sobre temas de agricultura desde hace casi dos décadas ¿Cuándo fue la primera vez que empezó a sentir la presión de Monsanto en las informaciones sobre los cultivos transgénicos?

Carey Gillam (CG).- La presión de Monsanto empezó en torno a 1999 o el año 2000, e incluso aunque no hablase de los cultivos transgénicos. Era el momento en el que Monsanto estaba en el proceso de transición de una Empresa de productos químicos, metida en varios litigios sobre los bifenilos policlorados (PCB), a una Empresa de productos químicos para la agricultura y las semillas transgénicas. También estaban fabricando el glifosato, ingrediente activo de su herbicida Roundup, y comercializaba la hormona de crecimiento bovino para las vacas lecheras. Había muchos interrogantes sobre todas estas cuestiones.

Monsanto hizo lo que hacen todas las Empresas sobre las informaciones de los periodistas: se enfadan, llaman al jefe, piden una rectificación o una aclaración. Pero su comportamiento era mucho más agresivo que otras Empresas. Me llamaban a casa, al teléfono móvil, y me acusaban de ser parcial. Querían saber por ejemplo si tenía leche ecológica en mi frigorífico (risas), ¿qué tipo de alimentación daba a mis hijos? Todo era un tanto extraño.

Por aquel entonces era conocido como Monsatán. Pero las cosas cambiaron cuando su equipo de comunicación empezó una campaña de relaciones públicas: invitaron a la gente a visitar su sede y pulieron su imagen para que resultase más favorable. Alrededor de 2012, cuando se solicitó en California el etiquetado de los alimentos transgénicos, pensaron más sus estrategias.

Su verdadera cara empezó a aparecer al mismo tiempo que surgía el movimiento a favor del etiquetado de los transgénicos y la votación de California. Un representante de la Industria me dijo que no podían seguir luchando Estado por Estado, tenían que resolver el problema a nivel nacional. Se formó una coalición de la Industria. Crearon un sitio web GMO Answers, con la ayuda de Ketchum P.R., para refutar las preocupaciones que se extendían por todo el país sobre los transgénicos.

PT.- Hay muchos sitios web y blogueros que atacan a cualquiera que critique las tecnologías de Ingeniería Genética o sus productos. Hay uno llamado Ciencia 2.0, o el Proyecto de Alfabetización Genética dirigida por Jon Entine ¿Quiénes son esas personas?

CG.- Bueno, habría que mirar hacia atrás, cuando Jon Entine, hace 10 o 15 años, tenía a Monsanto como cliente en las operaciones de relaciones públicas. Ha estado implicado en todo esto. O el caso de Bruce Chassy, profesor de Illinois, que administra un sitio web llamado Academics Review. Y dicen ser independientes.

PT.- Es interesante esa referencia a Academics Review. Si alguien pone en Google este nombre, una de las primeras cosas que aparece es la crítica hacia usted.

CG.- Derecho a Saber envió una solicitud, según establece la Ley de Libertad de Información (FOIA), sobre la Universidad de Chassy, y no pude contener la risa cuando leí los mensajes de correo electrónico. Él, Monsanto y un ex Ejecutivo de Relaciones Públicas de Monsanto enviándose correos electrónicos sobre la configuración de Academics Review, en el año 2010. Querían configurarlo para que sirviese como crítica hacia ciertas personas y el Ejecutivo de Relaciones Público mandó una lista de estas personas, aunque sólo como sugerencia. Ya tenían el nombre de dominio del sitio web y se lo transmitieron a Chassy. Un Ejecutivo de Monsanto dijo que no quería que se supiese que Monsanto estaba detrás de él (Risas).

Academics Review incluso fue detrás de la información publicada por The New Yorker sobre el ataque de la Industria a Tyrone Hayes, en Berkeley. De todos modos, la Radio Pública de Chicago ya había destapado que Bruce Chassy había recibido dinero de Monsanto a través de una fundación de la Universidad. Sólo había que seguir el rastro del dinero.

 PT.- Esto es interesante, porque Bruce Chassy ha criticado varias veces las solicitudes de la FOIA, incluso diciendo que se producía un acoso hacia los investigadores universitarios. El periodista Keith Kloor nunca ha escrito nada sobre la relación de Chassy con Monsanto. Keith Kloor también ha criticado sus artículos.

carey_gillamCG.- No sabía nada sobre Keith Kloor, ni siquiera le conocía, del mismo modo que no conocía a Jon Entine o a Bruce Chassy. Estas personas empezaron a dar señales de su presencia cuando la Industria Biotecnológica comenzó su campaña de relaciones públicas hace unos años para impedir que saliesen adelante las iniciativas de etiquetado. Fue entonces cuando comenzaron los ataques y las agresiones.

Alguien, no recuerdo quién, me llamó para que dejase de escribir mis crónicas. No sólo me he visto sometida a una gran presión, sino que seguí corriendo la cortina y vi a un grupo de individuos muy interrelacionado.

PT.- Hay un divertido incidente del que escribió Keith Kloor, sobre una conferencia en la Universidad de Harvard impartida por Calestous Juma. Durante la clase de Juma, Kloor discutió con él sobre el sesgo de sus informes. El Boston Globe escribió más tarde sobre los correos publicados a través de la FOIA, que demuestran que Juma redactó un documento normativo en apoyo de los transgénicos, en el que no dio a conocer su relación con Monsanto. Irónico, ¿no?

CG. Por supuesto (risas). Estoy un poco impresionada, porque es algo de carácter estratégico para Monsanto. Ese asunto del sesgo comenzó hace unos dos o tres años, cuando Monsanto comenzó a afirmar que la Ciencia ya lo había resuelto. Se supone que los periodistas debían decir que “la Ciencia ya había resuelto el tema de la seguridad de estos productos”. Eso es lo que quiere la Industria que se escriba, y se repite en muchos artículos publicados en los medios.

Si en mis artículos no seguía la línea marcada por la Industria Biotecnológica, hacían una llamada telefónica o enviaban un correo electrónico a mí o a mi editor. Así que tuve que tener mucho cuidado con la exactitud de cada palabra. No podían corroborarlo con los hechos, de modo que recurrían a lo del sesgo. No pudieron decir que estuviera haciendo mal las cosas, pero se quejaban de que no las presentaba desde ambos puntos de vista.

En febrero conocimos la noticia de que la FDA iba a realizar un estudio sobre la presencia de residuos de glifosato en los alimentos, una noticia que recogieron todos los medios del mundo. Y fui atacada por ello por los defensores de los transgénicos. No quieren que se publique nada que ponga el centro de atención en estos productos químicos o en sus cultivos.

PT.- Mark Lynas, de la Alianza de Cornell para la Ciencia, entabló en The New York Times un debate con una científica que trabajaba en el tomate Flavr Savr. Ella dijo que la modificación genética es sólo una tecnología y que cada producto debe evaluarse de forma individual. Resulta chocante que Lynas intente una línea de argumentación como esa. La Industria Farmacéutica nunca ha tratado de engañar a los consumidores diciendo: “Hay consenso sobre la seguridad de los productos farmacéuticos”. La gente diría: “¿Qué productos farmacéuticos?

CG.-Exactamente, hay muchos medicamentos, con diferentes usos y efectos secundarios. Si echamos un vistazo al glifosato, o Roundup, que es el herbicida más utilizado en algunos cultivos transgénicos, como el maíz, hay diferentes opiniones dentro de la comunidad científica sobre su seguridad y su impacto ambiental. La Organización Mundial de la Salud, por ejemplo, el año pasado constató que el glifosato probablemente sea carcinógeno para los seres humanos.

PT.- Derecho a Saber se ha enfrentado repetidas veces a las críticas de la  Union of Concerned Scientists por la presentación de solicitudes de Libertad de Información para saber acerca de los académicos que están financiados por la Industria Biotecnológica. Incluso se aconsejó en un correo electrónico de febrero del año pasado que sólo las personas podían solicitar esa información. Ignoraron esto, y ahora conocemos algunos correos electrónicos que muestran cómo algunos científicos participaban junto a Monsanto en contra de las leyes de etiquetado, atacando a otros científicos, y otras formas de publicidad a favor de las Corporaciones. Esta lista sigue aumentando.

CG.- No deseamos utilizar esto como una herramienta de presión, sino con otro enfoque. No publicamos direcciones de personas o información personal. Utilizamos esa información, la que es relevante, en la política pública.

Creo que necesitamos tener transparencia y saber qué relaciones hay de unos con otros y por qué se dicen ciertas cosas. De esta manera la gente puede tomar sus propias decisiones.

[Nota para los lectores: después de realizar esta entrevista, The Boston Globe informó que la Union of Concerned Scientists está tratando de impedir que se conozca cierta información sobre algunos científicos].

PT.- Junto con Charles Seife de la Universidad de Nueva York, escribí un artículo para una revista científica sobre la importancia de la Ley de Libertad de Información (FOIA) para la protección de las personas mediante la transparencia y el descubrimiento de aquellas prácticas científicas viciadas. Fuimos atacados de inmediato por todos los lados, incluyendo un cofundador de la revista científica que tuiteó que Seife era un “culo” y sugirió que algunos periodistas debieran de hacer públicos sus correos electrónicos. Todo muy surrealista. Luego la revista acabó retractándose de la publicación de nuestro artículo, pero The New York Times publicó otro artículo en el que prácticamente recogía nuestros planteamientos. ¿Por qué hay tanta hostilidad entre los científicos hacia estos asuntos?

CG.- Creo que esto resulta especialmente embarazoso para algunos científicos. Kevin Folta, de la Universidad de Florida, ha acusado a mi organización de tratar de arruinar su carrera, algo que es nuestra pretensión. Lo que pusimos en el disparadero, también The New York Times, era el dinero que procedía de Monsanto. Si no había nada malo en ello, entonces ¿por qué la Universidad decidió devolver ese dinero? Nosotros dimos a conocer esa información, también The New York Times, y la gente se horrorizó al saberlo. Si no había nada en los correos electrónicos, entonces ¿por qué la gente se escandaliza?

PT.- Pero no se trata únicamente de los científicos, Un periodista de Forbes reflexionaba sobre si las solicitudes de Libertad de Información sobre los científicos no resultan perjudiciales para la investigación académica. Me sorprendí al leer esto, y pensé: “¿Ahora también hay periodistas que critican una herramienta utilizada por los propios periodistas para destapar casos de corrupción?”. Tres días más tarde, la Associated Press publicó unos correos electrónicos internos que mostraban que Coca-Cola tuvo cierta influencia sobre los investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Colorado. Destrozó su argumento.

CG.- Se cumplen 50 años de la aprobación de la Ley de Libertad de Información, y es a través de esta herramienta que se ha descubierto información con la que se puede proteger al público. A veces, las Agencias de Regulación y los grupos de presión no quieren que sepamos qué está sucediendo tras el escenario, cuando no están poniendo en primer lugar el interés público. La FOIA permite saber qué está sucediendo realmente.

PT.- El Proyecto de Alfabetización Genética de Jon Entine y Academics Review de Bruce Chassy han estado copatrocinando conferencias junto a las Universidades y han patrocinado a periodistas para que asistiesen y para estar en los paneles. Una periodista escribió sobre el carácter ético de esta situación, asistiendo ella misma en calidad de patrocinada, señalando que sólo desde hace poco hemos sabido sobre los vínculos de Bruce Chassy con Monsanto, gracias a la FOIA. Mirando en perspectiva, cree que no debiera haber asistido.

CG.- Una vez más hay que decir que se trata de una jugada brillante por parte de Monsanto. Si usted es un periodista joven, sin experiencia en informar sobre la Industria, no va a poder discernir que está siendo abordado por informaciones no necesariamente equilibradas ¿Cómo se puede saber esto?

La única razón por lo que lo sé es porque he estado en el asunto de los transgénicos desde su inicio. He visto su evolución y giros cómo a veces son aceptados y otras rechazados. He visto cómo hay productos que no funcionan, viendo oposición por parte de algunos agricultores y cómo estos eran silenciados.

Es trabajo de los periodistas saber algo más sobre todos estos giros. Algunos periodistas son capaces de hacer esto, pero otros no.

PT.- Su organización ha sido descrito en varias ocasiones como antitransgénicos.

CG.- No somos antitransgénicos, estamos a favor de la transparencia. En mi despensa hay varios alimentos que contienen ingredientes transgénicos. A mis hijos les encanta. Sin embargo, hay dudas sobre estos productos, y ha sido mi trabajo el hablar con conocimiento de causa, hablando con científicos, Agencias de Regulación, agricultores y la Empresas que los producen. No creo que los transgénicos sean intrínsecamente buenos o malos. Como cualquier tecnología, existen riesgos asociados a los beneficios.

PT.- Su organización está financiada por la Asociación de Consumidores Ecológicos, que ha solicitado una moratoria sobre los cultivos transgénicos.

CG.- No nos mantenemos al margen de los problemas de los cultivos ecológicos, ni nos centramos exclusivamente en los transgénicos. También entran dentro de nuestra consideración los antibióticos, la Industria de las bebidas y de los animales. Pienso que la Asociación de Consumidores Ecológicos quiere un contrapeso dentro de este escenario, en términos de información.

Todos los días recibimos llamadas de personas que nos hacen preguntas. Las personas se preocupan por los alimentos que consumen.

PT.- ¿Cree que Monsanto ha sido eficaz en la labor de ejercer su influencia en los medios de comunicación?

CG.- Hay una larga lista de temas sobre los que habla la Industria, de modo que lo puede reconocer fácilmente en los artículos. Las campañas de relaciones públicas de la Industria están afectando a los medios de comunicación ¿Puede la gente discernirlo? No lo sé.

———————————–

Paul D. Thacker es un escritor que vive en España. Con financiación del Centro Emond J. Safra de Harvard, esta trabajando en un libro sobre su presencia en el Senado de Estados Unidos, destapando la corrupción y la introducción de posibles reformas en la Ciencia.

——————————

Procedencia del artículo:

http://www.huffingtonpost.com

Visto en: https://noticiasdeabajo.wordpress.com/2016/05/11/sobre-las-estrechas-relaciones-entre-algunos-cientificos-y-las-corporaciones-entrevista-a-la-periodista-carey-gillam/

La legendaria charla del doctor Fox, o cómo engañar a una audiencia entendida sin saber nada

Una mañana de 1972 se presentaba en la Universidad de California el prestigioso Dr. Myron L. Fox para realizar una conferencia con estudiantes y expertos doctores en medicina y psiquiatría. Una sala expectante por la locución del señor Fox que terminó en sonoros aplausos ante el discurso que abría una nueva vía de discusión sobre la materia. Al día siguiente las críticas alabaron la conferencia. Ocurre que Fox no era Fox, era un actor que no sabía lo que estaba diciendo.

Ejemplos de este tipo podemos encontrar muchísimos, nunca ante profesionales y eminencias a las que parece muy difícil “colársela” de esta manera. Meses atrás John E. Ware, profesor en la Southern Illinois school of Medicine, Donald H. Naftulin profesor en la University of Southern California School of Medicine y Frank A. Donnelly, profesor de psicología en la University of Southern California, habían ideado un experimento para observar hasta qué punto una puesta en escena marcada por las dotes de expresividad del locutor (y nulo contenido), podía ser valorada por profesionales y de qué manera. El fin: el estudio y mejora de la enseñanza centrada en la atención de los alumnos.

¿Qué mejor forma de llevar a cabo el experimento que con un actor que haga de reputado profesor?

El efecto del doctor Fox

Lo primero que hacen los tres profesores es buscar a un actor que pudiera encarnar a un experto en la materia, la que fuera, pero era primordial que el hombre tuviera una gran presencia. Ware contaba que la idea era estudiar y ahondar más sobre el aprendizaje o enseñanza experimental, ofrecer al “pueblo” la experiencia de aquello que quieren aprender en una charla, aunque la charla esté vacía en contenido. Dicho de otra forma, buscaban averiguar hasta que punto el envoltorio triunfaría sobre un interior vacío.

Una noche el profesor Ware ve a un actor en la televisión dando una demostración virtuosa de un discurso de lo más ambiguo. Lo llama y se cita con él para proponerle el experimento en una conferencia, además le explica que la propuesta servirá para mejorar el programa educativo en el futuro. En un primer momento el actor acepta pero al final su agenda se lo impide y acaba rechazando la propuesta de Ware.

Es entonces cuando los tres profesores se fijan en el actor Alex Seigel, un profesional que trabajaba en las clases de cine que impartía la misma Universidad de California. A Seigel lo conocían anteriormente, ya que era el profesor de actuación para un programa de entrenamiento de actores que podrían actuar como pacientes en las clases de psiquiatría.

Fox dedicó las siguientes semanas a prepararse el discurso basado por encima de todo en una puesta en escena creíble

Seigel propone para el trabajo al actor Michael Fox. Era el candidato perfecto y además estaba disponible para los días en los que se estaba preparando el experimento. Incluso tenían el apellido perfecto, se llamaría Myron L. Fox, conocido como Doctor Fox.

Ya tenían al actor, el nombre y le añaden un pasado: el reputado doctor Fox viene de la prestigiosa Albert Einstein College of Medicine en Estados Unidos. Los tres profesores quedan con el actor y le convencen para ser el doctor Fox. Por último proponen el temario de la charla, una locución bajo el imaginativo título de “Mathematical Game Theory as Applied to Physician Education”, que si bien no tiene absolutamente nada que ver con las materias de los oyentes que acudirían en la sala, le daría una ventaja a Fox en la charla, ya que la mayoría de asistentes no dominaban “el tema”. Fox dedicó las siguientes semanas a prepararse el discurso basado por encima de todo en una puesta en escena creíble.

El día de la prueba Fox no creía que fuera a salir bien, o al menos pensaba que ante una conferencia de ese calibre a la vista de todos los profesiones, quedaría expuesto en algún momento. El actor tenía dos razones de peso para estar nervioso. Por un lado tenía que dar una conferencia despojada de cualquier tipo de contenido real. Por el otro, estaba seguro de que alguno de los asistentes lo reconocería por alguna de sus participaciones en la televisión. Fox tenía un extenso currículum como actor secundario en varios sitcoms y películas de la época, entre otras había participado en Batman (como el inspector Basch) o en un episodio de Colombo.

Cuando terminó la charla comenzaron las preguntas, a las que respondía sin ningún sentido pero con argumentos de autoridad

De hecho, al llegar al centro por la mañana y acudir a la cafetería antes del inicio de la conferencia, Fox contó que algunas mujeres se le acercaron porque su rostro les era familiar, le preguntaban en qué serie o programa había participado. Esto no hizo más que aumentar la tensión del actor, pero aún así acabó entrando en la sala donde se celebró la conferencia.

A la entrada de la misma se les entregó a cada uno de los oyentes unas hoja sobre el temario que iban a escuchar junto a un formulario para que al acabar dieran su punto de vista sobre el mismo. Anuncian la entrada de Fox como una “autoridad sobre la aplicación de las matemáticas a la conducta humana” y aparece nuestro actor enfrente del público expectante.

La legendaria charla del doctor Fox, o cómo engañar a una audiencia entendida sin saber nadaImagen: formulario para los asistentes.

Lo que siguió fue una actuación muy pulida que impresionó a la audiencia. Los asistentes quedaron con la boca abierta sin darse cuenta de que el hombre que estaba subido en el atril no era realmente Myron L. Fox. El público estuvo pendiente de cada palabra que salía de Fox y cuando terminó la charla comenzaron las preguntas, a las que respondía sin ningún sentido pero con argumentos de autoridad sobre cada una de las sentencias que salían de su boca. Una representación perfecta donde el actor había usado fórmulas como el doble discurso, neologismos, incongruencias y declaraciones contradictorias, todo bajo esos argumentos de autoridad y gran expresividad, con sentido del humor en ocasiones y otras mostrando calidez hacia el oyente.

En el formulario que se ofrecía a la entrada los asistentes escribieron que la conferencia les había ofrecido una profunda reflexión, además añadían que Fox había sido muy claro en la exposición y tremendamente interesante al incorporar una variedad de buenos ejemplos ilustrativos durante la charla.

El día después del discurso del doctor Fox

Pero lo más interesante ocurrió al día siguiente. Ware explicó que uno de los médicos asistentes había comenzado a mostrar ejemplos de imágenes de la charla en las clases que impartía. Este caso se hizo público porque al parecer uno de los alumnos se levantó y le dijo al profesor que esos ejemplos eran una farsa y que se trataba de una serie de diapositivas antiguas que conocía.

Posteriormente Ware también mostró a otros grupos de profesionales en medicina el vídeo de la conferencia. Los resultados en este caso le volvían a dar la razón. Estos grupos, aún a través de una pantalla, quedaban prendados de la charla, incluso alguno llegó a comentarle al profesor que creía recordar haber leído algunos artículos en el pasado de Myron L. Fox.

Tras el éxito del experimento, los tres profesores llevaron a cabo otras pruebas similares con grupos cada vez más amplios. Un fenómeno que finalmente adoptó el nombre con el que describir estas conferencias que pueden llegar a cegar a los oyentes aunque tengan un contenido muy pobre o nulo, había nacido el conocido como Efecto Dr. Fox.

La mayor de las sorpresas llegó cuando los profesores revelaron la identidad real de Fox a la opinión pública. Muchos de los asistentes o incluso los grupos que habían visto posteriormente en los vídeos la charla, seguían interesados en saber más sobre el temario que había explicado el actor. Es decir, que si bien la conferencia había sido un fraude, la puesta en escena de Fox había estimulado el interés por el tema.

Si se aceptara la propuesta de los profesores, esta podría traer implicaciones

Esto llevó finalmente a los tres profesores a sugerir un método innovador que incrementara la motivación de los estudiantes: en lugar de dar charlas y conferencias de este tipo ellos mismos, los profesores podrían formar a actores para que dieran la conferencia por ellos. De esta manera podrían captar toda la atención de los oyentes.

Ahí quedó la propuesta, la cual posteriormente ha sido refutada principalmente por una teoría: si se aceptara la propuesta de los profesores, esta podría traer implicaciones. Si un actor hace de profesor, y lo hace bien, por qué no llevarlo a otros campos. De la misma forma se debería aceptar que un actor puede hacerlo mejor en cualquier otro campo como por ejemplo la de un político ante un Congreso.

Y aunque es muy posible y muchos estaremos de acuerdo en que un actor lo haría mejor que el político (en muchas ocasiones), la lógica nos dice que alguien que ha estudiado para ello debería ser la persona adecuada. De paso, el Efecto Doctor Fox es un ejemplo de lo que ocurre a diario y casi sin darnos cuenta. En una era como la actual, donde la noticia que estamos leyendo ya es caduca y donde la rapidez y la forma de consumir información es voraz, creemos saber muchas cosas simplemente por haberlas escuchado de pasada en un medio o en una persona a la que le otorgamos validez sólo por su status o nombre, sin prestar atención a los detalles sobre la verdad o no de los hechos. Es lo que en filosofía se llama argumentos de autoridad, una falacia con la que convivimos cada día de manera irremediable.

 

 

Visto en: http://es.gizmodo.com/la-legendaria-charla-del-doctor-fox-o-como-enganar-a-u-1770240668

Silenciar los sentimientos puede poner en riesgo tu salud

¿Cuántas cosas reprimimos todos los días? Guardamos sentimientos como alguien que esconde un tesoro robado, sin embargo, no robamos sentimientos, por lo tanto, no tiene sentido ocultarlos de forma tan dura.

“Puedes engañarte o engañar a muchas personas haciendo el papel de una persona agradable o decir mentiras para no herir a tal o cual persona. Puedes esconderte de todo el mundo, pero tu cuerpo siente y reacciona a la agresión que has cometido contra él.

Si continúas con esa relación que no soportas más, con esa rutina que te quita tu alegría,  con esas amistades que no te hacen sentir bien… Tu cuerpo sentirá estas emociones y, como una batería, se cargará y almacenará esos sentimientos, hasta que un día explotes como una bomba atómica.

silenciar-sentimentos-fileminimizer

De niños, nos vemos obligados a reprimir las emociones. Muchos padres enseñan que llorar es “signo de debilidad”, “la masturbación es un pecado”, “el sexo es vergonzoso y tomar algo de placer es de gente sin vergüenza.”

Desde muy temprana edad, vamos siendo castrados en nuestros sentimientos y emociones, y cuando podemos tomar nuestras propias decisiones en “conversaciones con la sociedad,” mantenemos nuestra rabia, nuestra ira, no abrazamos a nuestros amigos, no besamos por una vergüenza bestia y ridícula.

La chica no abraza a otra chica por miedo a ser llamada “lesbiana”, el niño no abraza a otro niño porque tiene miedo de ser llamado “maricón” y los homosexuales ocultan sus sentimientos por temor a ser rechazados por la familia y la “sociedad”.

Así vamos almacenando sentimientos que tienen que salir de alguna manera, y por lo general, todas las emociones se convierten en ira y/o tristeza, una sombra que se esconde detrás de tu figura aparente. Cuanto más tiempo se sufre en silencio, más enfermo se está… “- Paulo Roberto Gaefke

De hecho, al final de cuentas, el mayor perjudicado eres tú.

El punto medio entre la necesidad de expresión y el silencio

Sabemos que el silencio es sabio, y siempre es bueno pensar antes de hablar, sobretodo ante algunas palabras ignorantes. Antes de hacer un comentario fuera de lugar o ante una expresión inadecuada, siempre es mejor cerrar la boca y actuar con más inteligencia antes que habla sin pensar.

Pero hay que encontrar un equilibrio entre el silencio y la defensa de nuestras necesidades:

Silenciar nuestros sentimientos y nuestros pensamientos permiten a la persona que está delante de nosotros no saber que nos está haciendo daño, aunque esté superando algunos límites. Nadie puede adivinar los pensamientos de los demás, por eso si no decimos lo que nos duele o no nos duele, las demás personas no lo sabrán.

Hay silencios sabios y sabias palabras. Saber cuándo callar y cuándo hablar es, posiblemente, la mejor habilidad que podemos aprender a desarrollar. No se trata, de ninguna manera, de estar siempre callado o de decir siempre lo que tenemos en mente. Los extremos nunca son buenos.

Mantén el equilibrio, pero recuerda siempre que ocultar los sentimientos nos puede hacer daño. Si permites que otros invadan tu espacio personal, al final, serás como una marioneta guiada por otro.

Las palabras silenciadas se convierten en enfermedades psicosomáticas

No te sorprenderás al saber que la mente y el cuerpo están íntimamente relacionados y conectados. La conexión es tan grande que los expertos advierten que casi el 40% de la población sufre o ha sufrido en su vida alguna enfermedad psicosomática.

El nerviosismo, por ejemplo, altera nuestras digestiones, causa diarrea o el clásico dolor de cabeza. Muchos herpes labiales son provocados por procesos de alto estrés, el nerviosismo y la fiebre. Así que guardar silencio todos los días e interiorizar lo que sentimos y lo que pensamos en nuestro cuerpo genera una gran carga de ansiedad.

Piensa en todas esas palabras que no quieres decirle a tus padres o a tus amigos para no herir sus sentimientos. Ellos actúan contigo pensando que están en lo correcto, cuando en realidad es todo lo contrario. ¿Por qué no le dices la verdad?

Todo eso al final resultará en enfermedades psicosomáticas, migrañas, hipertensión, fatiga crónica, etc…

Di en voz alta tus palabras: la clave para el arrebato emocional

No tengas miedo de escuchar tu propia voz, y mucho menos que otros también lo hagan. Es algo tan necesario como respirar, como comer o dormir. La comunicación emocional es ideal para nuestro día a día, para establecer relaciones más sanas con los demás, y, por supuesto, con nosotros mismos.

Estos son algunos consejos básicos para el éxito

Piensa que todo tiene un límite. Si no decimos en voz alta todo lo que pensamos y sentimos no estaremos actuando con dignidad, perdemos nuestra autoestima y el control de nuestra vida. En primer lugar, ten conciencia de lo que dices y lo que estás pensando.

  • Decir lo que piensas no es hacer daño a nadie. Significa defenderse y, a su vez, informar a la otra persona de una realidad que debe saber.
  • No estar preocupado por la reacción de otras personas, no tengas miedo. Si te preocupas demasiado por lo que podría suceder, puedes prepararte antes de las posibles reacciones.

Piensa las palabras para decir en voz alta lo que sentimos y pensamos es en realidad la mejor forma de liberación emocional que hay. Practica sabiamente, cuida de ti mismo.

Visto en: http://despiertavivimosenunamentira.com/silenciar-los-sentimientos-puede-poner-en-riesgo-tu-salud/

Auroville, ensayo de una humanidad superior

La comunidad intencional más grande del mundo cumple medio siglo debatiéndose entre sus aspiraciones utópicas y las inevitables contradicciones

En su libro Una nueva ciencia de la vida, el fisiólogo inglés Rupert Sheldrake propone la teoría de los campos morfogenéticos según la cual, «cuando surge un nuevo tipo de comportamiento entre los miembros de una especie biológica, se crea asimismo, un nuevo campo morfogenético que influye a todos los demás individuos de esa misma especie». Según Sheldrake, esta suerte de memoria colectiva haría que todo lo que aprende un individuo pase a formar parte de la experiencia común de la humanidad.


Existe un lugar en el mundo con nombre de dibujo animado y forma de galaxia que nació exactamente con el propósito de servir de caldo de cultivo para ese cambio en nuestra especie biológica hacia otro modelo superior de humanidad. A 15 kilómetros de la ciudad de Pondicherri, en el estado de Tamil Nadu, al sur de India, Auroville representa la comunidad intencional más grande del mundo, un proyecto avalado por figuras como el Dalai Lama o la UNESCO -que ha apoyado la iniciativa en Asamblea General en cuatro ocasiones- y un soplo de esperanza hacia algo que todavía no somos, pero que quizás- en futuro perfecto del plural- habremos podido llegar a ser algún día: una humanidad sostenible.

Auroville es un proyecto de ciudad ideal con cerca de 50 años de historia y todavía en construcción donde conviven alrededor de 3.500 (2.500 fijas y 1.000 fluctuantes) personas de más de 43 nacionalidades distintas, 43 maneras de ver el mundo, 43 maneras de recuperarlo.

«Llegas aquí y te encuentras con gente de todas las nacionalidades, de todas las culturas, de todo tipo de orígenes distintos. Tratar de entenderlos a todos, trabajar con ellos y sobre todo, aceptarlos, lleva mucho, mucho tiempo y también mucha frustración. Pero sin duda, el resultado de todo ese proceso de entendimiento mutuo nos ayuda a evolucionar». Me lo cuenta con una sonrisa y un irreemplazable acento navarro esta mujer que en España se llamaba Dolores y que en India decidió llamarse Anandi, derivado de la palabra que en sánscrito significa «placer».

Y como el paso del dolor al disfrute,  los caminos también pueden mutarse por elección y, cuando en 1987 Anandi (ex Dolores) visitó Auroville se enamoró tanto del proyecto que, junto a su pareja Joseba, iniciaron el camino para volver e instalarse aquí algún día. Ocho años después llegaban a Auroville para quedarse con la misma motivación que se ha mantenido intacta todo este tiempo: «dedicar mi vida a algo que de verdad pueda repercutir en el desarrollo de la humanidad». Y Anandi sonríe de puro placer.

En Auroville hay gente recién llegada, gente que llegó antes de que el lugar existiera y gente que desde aquí abrió los ojos al mundo. Creada con la intención de convertirse en una ciudad en la que conviviesen todas las nacionalidades, Auroville tiene acento de todas partes (una tercera parte de su población es india, a los que siguen franceses, alemanes e italianos)  y tiene su acento propio –un inglés a medio camino entre Australia y Singapur. El lugar tiene también su propia nacionalidad y su propio gentilicio. Para convertirte en ‘auroviliano’ o ‘auroviliense’ necesitas un visado especial (la ciudad tiene su propio sistema de organización independiente pero reconocido por el gobierno indio) y completar un proceso de integración de dos años. Mi amigo John está punto de completar ese proceso y, alertada por el componente marciano de su gentilicio, Macarena y yo decidimos venir aquí antes de que fuera demasiado tarde. Tres semanas después sigue siendo demasiado pronto para tratar de explicar o incluso posicionarse con respecto a un lugar que fluctúa entre la realidad y el mito.

Auroville son todas las cosas que caben en un sueño. Mirra Alfassa (a la que aqui todos llaman «La Madre») concibió la ciudad a partir de uno de sus sueños (y su capacidad de conectar con otras consciencias) mientras vivía en el Ashram de Pondicherri de su gurú, el influyente filósofo, poeta, pensador y anticolonialista indio Sri Aurobindo. De ese sueño no solo saldrían todas los ideales que marcarían el rumbo del proyecto o sus formas de organización interna, sino que saldría también la curvatura y la medida de los edificios que el arquitecto francés Roger Angers iría después plasmando sobre los planos.

IMG_76091

Auroville tiene forma de galaxia y para recorrer sus 25 km2 de superficie necesitas una moto interestelar y un buen mapa que te llevará de la zona urbana –con edificios, comunidades y planetas extremadamente dispersos entre sí- hacia el cinturón verde que la rodea y que está repleto de huertas y bosques. Y en el centro de todo, el Matrimandir, una gigantesca bola dorada de 30 metros de altura, 36 de diámetro y consciencia de alma.

Su estructura es tan impactantemente futurista que dentro de la esfera una solo espera toparse de frente con las orejas de Spok o con la espada de Darth Vader. En la parte superior del Matrimandir se encuentra el «Heliostat», un sistema mecánico de espejos fijos y móviles que captan la luz del sol y la envían directamente sobre una pequeña bola de cristal situada en el interior del edificio y que supuestamente representa el mundo. Miro la luz y de nuevo Spok y sus orejas atrapan mis pensamientos.

¿En qué tipo de secta me he metido?

El Matrimandir fue y es concebido como el lugar de meditación colectiva de la comunidad. Porque si algo queda claro en Auroville es que para ellos, el cambio en la humanidad solo llegará de la mano de la espiritualidad o el contacto con la consciencia superior. Una olvida todas las críticas y prejuicios que se traía en la mochila – «¿en qué tipo de secta me he metido?»- cuando entiende que aquí la espiritualidad se vive como algo tan libre como la forma de concebir el amor: no importa cómo lo entiendas, lo importante es ser consciente de que existe algo superior capaz de convertirse en el motor del cambio para el mundo.

La lista de actividades para conectar con el espíritu que todos llevamos dentro es tan inspiradora como avasallante; en nuestras tres semanas de búsquedas hemos practicado yoga, watsu, danza libre, capoeira, constelaciones familiares, un curso sobre el eneagrama y hasta hemos mantenido el equilibrio sobre una tabla de surf. En esta búsqueda de esa humanidad superior, mi espíritu debe estar regocijándose panza arriba desde algún lugar de mi vasto mundo interno.

IMG_7435

Auroville es cambio por fuera y es cambio por dentro. Cuando se puso la primera piedra –a la inauguración, además del presidente de India llegaron delegaciones de 124 países- este lugar, como todo el entorno, era un absoluto desierto resultado de doscientos años de deforestación, pastoreo excesivo y un inexistente cuidado del terreno. Hoy la ciudad es una jungla de bosques y vegetación exuberante tras un ingente e inteligente trabajo de recuperación de la tierra y mas de un millón y medio de árboles plantados en lo que representa uno de los primeros esfuerzos de reforestación masiva más grandes del mundo.

Y es cambio por dentro porque llegar a Auroville y decidir formar parte de la comunidad supone, como me explica Anandi, un proceso de «aprender a desaprendernos»:

Yo trabajaba como ejecutiva de una gran empresa. Y al llegar e instalarme aquí, de pronto, ya no era nadie. Me sentía inútil, frente a un espacio de tal libertad que te abruma y te da un giro de 180 grados a la visión de ti misma, a tu relación de pareja, a tu relación con el mundo… Los primeros años decidimos trabajar ayudando en la construcción del Matrimandir. Sabíamos que queríamos tener contacto con nuestro interior y nos pasamos dos años colocando piedras, puliéndolas, juntándolas. Dos años trabajando en no ser nada… aquello fue toda una limpieza interior.

Esta nebulosa de estrellas es un constante ensayo de prueba y error en la que existen tantas visiones del proyecto como galaxias en el Universo. Concebida para albergar a mas de 50.000 personas, dentro de la gran comunidad Auroville conviven alrededor de 120 pequeñas comunidades con distintos objetivos –del trabajo en la huerta a la investigación sobre las plantas medicinales o el yoga-; distintas formas de vivir –de la austera casa en el árbol de mi amigo John a edificios increíblemente vanguardistas- y distintas maneras de convivir –desde el modelo  de comuna israelí de los Kibutz a la comunidad de vecinos de toda a vida-.

_MG_7291

Existen tantos Aurovilles como aurovillianos, pero todos se organizan a través de una suerte de anarquía divina sin excesivas normas y exagerada confianza en la capacidad del individuo para superar las dificultades del grupo. Pero, ¿cómo se digieren en Auroville los mundanos conflictos del día a día? Con mucha paciencia, no poca frustración y un complejo sistema de mediación y arbitraje que puede tardar una exasperante cantidad de tiempo en arrojar soluciones y que muchas veces no son las mas justas.

«Auroville es una comunidad excesivamente liberal en la que, queriendo huir de los sistemas políticos que han fallado a lo largo de la historia se cae muchas veces en la injusticia», explica Joseba, que a pesar de todo sigue encontrando aquí –junto a Anandi, casi 20 años después de su llegada- la motivación por cambiar las cosas que no encontró en sus años de inmersión –y ahogamiento- en la política.

A pesar de la extremadamente pulcra organización del lugar (las visitas también están forzadas a un doloroso proceso de inscripciones, colas y burocracias varias) esa suerte de anarquía divina impera en todos los rincones de la galaxia. La gente experimenta sin demasiadas directrices, pero con profunda confianza en la creatividad que todos llevamos dentro. Allá donde vas, la innovación y la sostenibilidad quedan al descubierto. «Auroville es como vivir en un laboratorio todo el tiempo en el que se van hacienda pruebas sobre todas las cosas, pruebas en la economía, pruebas en la educación…», explica entusiasmada Anandi.

Porque la idea es que de este lugar experimental se puedan compartir con el mundo todo los éxitos y todos los fracasos. Ahí esta, entre cientos de ejemplos, proyectos como Pour Tous, un supermercado que funciona como cooperativa desde los inicios de Auroville y en el que todos son productos locales y orgánicos, donde no existen precios, no se cambia el dinero y en el que el consumo es un verdadero acto de responsabilidad individual y colectiva. Cada miembro -más de la mitad de Auroville- aporta una cuota mensual y toma consciencia de lo que de verdad necesita, evitando caer en el habitual consumo innecesario de productos.

_MG_7685

Desde una perspectiva económica Auroville es otro ensayo que lucha por convertirse en una alternativa sostenible al mundo. Y todavía es «lucha» porque el cambio sigue estando en el campo de batalla. «Es fácil saber lo que queremos pero es profundamente difícil conseguirlo. Queremos una economía colaborativa y libre del dinero pero  ¿cómo podemos vivir sin el dinero? Queremos desarrollar nuestro conocimiento y desarrollarnos a nosotros mismos desde la libertad, pero ¿dónde encontramos la alternativa a las instituciones?», insiste Anandi.

En Auroville no se trabaja, se participa en el sueño

En Auroville todos los bienes inmuebles pertenecen a la comunidad, los miembros ofrecen los servicios muy por debajo del coste del mercado y la aspiración es que se eliminen todo tipo de transacciones monetarias y que el apoyo mutuo entre los miembros sea absoluto. En Auroville no se trabaja, se participa en el sueño. Ausente está el concepto de relación laboral, ausentes los contratos, las pagas, los salarios y ausente también la viciada relación jefe- trabajador. En este lugar el trabajo se considera una vía para el desarrollo de la persona y de la comunidad; puedes llegar con toda tu creatividad bajo el brazo y decidir hacer lo que quieras hacer para colaborar.

John llegó queriendo ser agricultor y hoy trabaja una tierra cedida por la comunidad. Por ese esfuerzo voluntario y siempre creativo, los aurovillianos reciben mensualmente una especie de subsidio que cubre todas las necesidades básicas y que no depende de la edad, de las competencias, los currículum, experiencias previas ni tampoco de la responsabilidad asumida. El cambio en el concepto del trabajo, la importancia de la motivación de las personas y la ausencia de propiedad privada son algunos de los rasgos que mejor diferencian el modelo económico de Auroville del sistema mundial imperante, según explica en una charla el profesor Henk Tomas, de la Universidad de Holanda, que se ha dedicado a estudiar el funcionamiento de la economía de Auroville en los últimos 15 años.

Pero existen muchas cosas aquí que siguen ancladas en el mito sin hacerse realidad. Como la eliminación del dinero, una de las ideas fundamentales desde antes incluso de colocar la primera piedra. Aunque en muchos lugares no se aceptan las monedas y solo se puede pagar con la Aurocard (previo recargo claro, como las de toda la vida), lo cierto es que en Auroville el dinero es importante y, viniendo de viajar por India, una encuentra que aquí las rupias se escapan como el polvo de estrellas. Porque parte de la financiación del proyecto viene del dinero de visitantes como yo, de los cientos de voluntarios que llegan cada año y de futuros aurovillianos como mi amigo John -que solo cuando cubra todo el  proceso de nacionalidad recibirá la contribución de la comunidad. El resto de los fondos proceden de organismos internacionales interesados en áreas como la ecología, del gobierno indio, de donaciones privadas y de los productos y servicios que se ofrecen en la ciudad. Con esos fondos se financia la vida mas básica de los miembros de la comunidad a través de sus 7 escuelas, sus dos centros de salud, sus dos clínicas dentales, su cine y el restaurante que, con sus placas solares, ofrece comidas gratuitas a las y los aurovilianos.

Pero incluso las utopías sufren el paso del tiempo y Auroville, como el mundo de ahí fuera, envejece. Con una parte de la población llegada en los primeros años, la media de edad empieza a ser elevada y aunque sorprende la cantidad de octogenarios que siguen participando activamente, aquí también se escucha la pregunta: «¿Quién se ocupa de los viejos?» «Nadie pensó en que nos haríamos mayores y que pudiésemos necesitar un sistema de cuidados. Existe un plan para crear una residencia pero deberíamos haberlo pensado antes», explica Frederica, una enfermera alemana que lleva media vida en Auroville y que ahora se ocupa de organizar el voluntariado con los mayores. Macarena y yo hablamos con ella para cuidar a Nerguez, que con 94 años y una mente exhuberantemente lúcida es la aurovilliana mas mayor del lugar. En su casa no cesa el movimiento de personas para pasar un rato con ella, es la misma anarquía divina que hace que la galaxia siga existiendo y que permite que, sin un sistema establecido, los mayores nunca estén solos.

_MG_7054

Estando dentro de esta burbuja no dejo de posicionarse entre el mito y la realidad, entre el ideal superior que Auroville querría ser y el ideal a secas que todavía sigue siendo. El dinero es aún un gran condicionante para poder formar parte del proyecto y la integración con la comunidad local -a pesar de que una tercera parte de la población es india- sigue siendo controvertida. Auroville sigue sin ser autosuficiente en alimentos e igual que la distancia física que separa a las más del centenar de comunidades que conforman esta galaxia, el individualismo sigue marcando la relación entre sus miembros.

Nadie sabe decir si Auroville está siendo un éxito o un fracaso en el camino hacia una humanidad superior. Lo que no cabe duda es que hoy, después de casi 50 años de historia, representa un gran intento por lograrlo, uno de los mas grandes del planeta. «Sé que el mundo está lleno de aurovilianos y aurovillianas, pero ellos todavía no lo saben”, me confiesa Anandi. Me toco las orejas y vuelvo a mirar las suyas. «Yo también lo creo», acabó diciendo y encaramada en mi moto me voy a dar otra vuelta alrededor de la galaxia.

Visto en : http://www.yorokobu.es/auroville/