Hace 30 años Jill Redwood dejó todo y se fue al campo a vivir

¿Cuántas veces has dicho eso de voy a dejarlo todo y me voy al campo a vivir? Jill Redwood lo hizo. Construir tu propia casa, no pisar un supermercado ni una ciudad en meses, vivir rodeada de animales y ser completamente autosuficiente. Defensora del medio ambiente, activista, escritora, feminista y “bruja”, como ella misma se denomina, esta australiana es un ejemplo a seguir

Una despensa llena de conservas. Un huerto que siempre tiene algo que ofrecerte. Una casa construida sólo a partir de materiales reciclados. Más de sesenta animales te hacen compañía. Nada de electricidad, agua caliente o televisión, pero sí paneles solares y un arroyo al lado de casa. Jill Redwood es una enciclopedia andante de autosuficiencia, plantas y animales. Su único lujo, por así decirlo, es tener conexión a internet. Es imposible ser escritor y activista en el siglo XXI y no tener acceso a la red. En “el rincón de la tecnología” de su casa, como Jill lo llama, la australiana escribe sus artículos y cartas de denuncia a gobiernos y administraciones en defensa del medio ambiente.

Jill Redwood

Y es que el activismo verde y la soledad de Jill Redwood no es nada nuevo. Cuando era pequeña y le preguntaban qué quería ser de mayor, ella siempre respondía que sería ermitaña. Lleva más de veinte años luchando por los bosques de Australia, poniendo, incluso, su vida en peligro. Ser mujer y decidir que quieres vivir sola rodeada de naturaleza no es algo que la mayoría vea normal, y no hablemos hace un par de décadas. Jill ha tenido que enfrentarse a la desconfianza de agricultores, políticos y hombres, porque simplemente, no entendían su  modo de vida ni la defensa activa del medio ambiente. Lamentablemente, no sabemos qué puede llevar a un hombre a pensar que una mujer soltera que vive sola, totalmente independiente y que se autoabastece, es un peligro. La australiana ha visto incluso como han intentado atropellar a sus propios perros. Jill no tiene pelos en la lengua, para ella el feminismo va unido, inquebrantable, a su preocupación por el medio ambiente. En más de alguna ocasión ha declarado que tanto las mujeres como el medio ambiente siempre han sido violados, de alguna manera, por el “macho dominante de la política”.

Jill Redwood

A Redwood le encantan los cuentos y las historias de brujas, curanderas y parteras. De hecho, su granja se llama Witchwood, y en su salón, adornan las paredes un palo de escoba antigua y un sombrero de bruja. No puede evitar llamarse a sí misma bruja. La definición antigua es sinónimo de mujer que vive completamente sola rodeada de animales. Y la australiana encaja perfectamente en la definición. Gansos, gallinas, caballos, perros y cabras de leche. Todas las mañanas les da de comer antes de prepararse a sí misma el desayuno. Aparte de su huerta, su casa, la naturaleza que la rodea y las visitas cada seis meses a los supermercados que tanto odia, sus animales son su única compañía.

Afirma que no teme a nada que pueda hacerle daño físicamente. Lo único a lo que le tiene miedo es al futuro. Pero no a un futuro cualquiera, sino a un mañana repleto de bolsas de plástico, comida rápida y camiones madederos destruyendo las cosas que tanto quiere y defiende: la naturaleza y una forma de vida curiosa y admirable.

Jill Redwood

Visto en: http://www.gonzoo.com/starz/story/hace-30-anos-jill-redwood-dejo-todo-y-se-fue-al-campo-a-vivir-3401/
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s